Marruecos interpreta mal el silencio de Biden sobre el Sáhara Occidental y Argelia se siente amenazada

Marruecos interpreta mal el silencio de Biden sobre el Sáhara Occidental y Argelia se siente amenazada
Análisis: Tanto Marruecos como Israel buscan consolidar sus relaciones antes del mes de octubre, a pesar de que muchos segmentos de la población de Marruecos rechazan la normalización.
 
Al referir a Argelia desde Marruecos, las palabras del ministro de Exteriores de Israel probablemente solo contribuirán a las percepciones de Argel sobre la incipiente asociación marroquí-israelí como una amenaza.
 
Análisis | ECS 
 
Madrid (ECS). – El pasado 11 de agosto, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, llegó a Rabat como el funcionario israelí de más alto rango que visita a Marruecos desde que se convirtió en el cuarto estado árabe en firmar los Acuerdos de Abraham el año pasado. La visita, de dos días, del máximo jefe de la diplomacia israelí sirvió, entre otras cosas, para consolidar las relaciones entre Rabat y Tel Aviv e inaugurar la oficina de enlace de Israel en el país del norte de África.
 
Mientras se encontraba en Casablanca, Lapid dijo en una rueda de prensa que dentro de varios meses Tel Aviv inaugurará su embajada en Marruecos y también se abrirá una embajada marroquí en Jerusalén (Al Quds).
 
El máximo diplomático de Israel también entregó a su homólogo marroquí una invitación oficial del presidente israelí al rey de Marruecos, Mohamed VI, para visitar Israel.
 
El 16 de mayo, durante la última guerra entre Gaza e Israel, hubo protestas en al menos 46 ciudades marroquíes con manifestantes que mostraron su apoyo total a la causa palestina. Sin embargo, nada de eso ha frenado el fortalecimiento acelerado de los lazos entre Rabat y Tel Aviv en el transcurso de los últimos tres meses. Las relaciones bilaterales parecen ilesas de los últimos acontecimientos en Gaza y Jerusalén Oriental, que se desarrollaron en mayo y provocaron mucha ira en toda la región árabe.
 
“Cuando Israel realizó un masivo bombardeo contra Gaza en mayo, muchos observadores opinaron que los países árabes que habían establecido relaciones con Israel en 2020 estaban ‘avergonzados’ o tenían dudas”, afirmó Dr. Jalel Harchaoui, miembro no residente de Noria Research, en una entrevista con The New Arab.
 
Israel y Marruecos
 
De hecho, es difícil imaginar que Rabat cambie de rumbo ahora. “La decisión [de Marruecos] [de firmar los Acuerdos de Abraham], que podría decirse que había tardado décadas en hacerse, finalmente se tomó abiertamente el año pasado y no está realmente en debate ahora su revocación”, explicó el Dr. Harchaoui.
 
En una variedad de acuerdos, desde la ciberseguridad al turismo y los deportes a la cultura, los dos gobiernos buscan expandir y profundizar la cooperación bilateral a pesar de que muchos segmentos de la población de Marruecos realizan la normalización.
 
Durante la visita de Lapid a Rabat, él y su homólogo marroquí Nasser Bourita firmaron tres acuerdos. Uno sobre los vuelos comerciales directos. El segundo se refiere a la cooperación en las áreas de cultura, deportes y juventud. El tercero establece un «mecanismo de consulta política» entre los ministerios de relaciones exteriores de Marruecos e Israel.
 
«La convergencia entre Israel y Marruecos estaba en curso mucho antes de la normalización de los lazos y esto tiene implicaciones geopolíticas más amplias», aseguró a The New Arab Dr. Umberto Profazio, miembro asociado del IISS y analista del Magreb en la Fundación del Colegio de Defensa de la OTAN.
 
“Las recientes revelaciones del proyecto Pegasus sugieren que Rabat y Tel Aviv ya estaban cooperando en materia de ciberseguridad, incluso antes del acuerdo de cooperación firmado en Rabat el mes pasado sobre este tema”, recalca Dr. Profazio.
 
“En este contexto, tanto el acuerdo como la visita de Lapid indican una aceleración que está claramente orientada a preservar los logros alcanzados con los Acuerdos de Abraham. Pretenden consolidar el frente de normalización en el que se ha integrado Marruecos, un bloque regional de potencias y monarquías contrarrevolucionarias que han normalizado los lazos con Israel y se oponen a las potencias revolucionarias y, en cierta medida, revisionistas activas en la región, que están desafiando el status quo y se inclinan más hacia el islam».
 
En última instancia, muchas personas y grupos en Marruecos se preocupan profundamente por la causa palestina. Pero el factor transaccional detrás de la decisión de Rabat de entrar en los Acuerdos de Abraham ha minimizado la ira pública contra el gobierno por firmar un acuerdo diplomático con el Estado judío.
 
A cambio de que Marruecos establece lazos con Israel, Estados Unidos acordó reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, lo que dejó a la mayoría de los marroquíes (incluidos la mayoría de los islamistas) creyendo que la normalización era una píldora difícil de tragar, pero que valía la pena tragar, no obstante.
 
Para el gobierno de Rabat y el público marroquí, el Sáhara Occidental es el expediente de política exterior más importante de su país. Existe una doctrina marroquí que establece que se requiere que Rabat posea el control total del Sáhara Occidental para evitar el colapso de Marruecos. En pocas palabras, los marroquíes ven el problema del Sáhara Occidental como existencial.
 
Factores regionales en el Magreb
 
Algunos expertos advierten que este contexto transaccional en el que Marruecos formalizó las relaciones con Israel, ha creado condiciones peligrosas para el Sáhara Occidental y la región en general.
 
Con los Estados miembros de Estados Unidos y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) aumentando su apoyo a la posición de Marruecos en el conflicto de décadas, la escalada en la «última colonia de África» ​​podría aumentar potencialmente de manera significativa y amenaza con derrocar gobiernos y desestabilizar toda África.
 
“A pesar de la cobertura de celebración de este importante momento en las relaciones [marroquíes-israelíes], las implicaciones regionales de esta alineación no deben subestimarse”, explicó Profazio.
 
“La normalización se ha obtenido a cambio del reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, ya sea explícitamente por [Estados Unidos bajo Trump y Biden]; o implícitamente por algunos estados del Golfo como Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, que en noviembre de 2020 abrieron consulados en el Sáhara Occidental. Esta compensación ya ha contribuido a aumentar las tensiones en el Sáhara Occidental, sentando las bases para reavivar el conflicto congelado desde 1991″.
 
A medida que las relaciones entre Marruecos e Israel se consoliden aún más, Argelia se sentirá cada vez más amenazada por la presencia en sus fronteras de potencias hostiles. Con los Emiratos Árabes Unidos presionando a los países del Magreb y el Sahel para que se adhieran a los Acuerdos de Abraham, los funcionarios en Argel están profundamente preocupados por la agenda de política exterior de Abu Dhabi en esta parte de África. Argelia tiene relaciones especiales e históricas con varios de estos países de la región y no quiere que Abu Dhabi cree brechas entre Argel y estos otros estados, como Túnez.
 
No se puede negar que la creciente influencia de los emiratíes en países limítrofes con Argelia, como Libia, Malí, Marruecos y Túnez, desestabiliza el papel de liderazgo en Argel. Existe una «amenaza real en nuestras fronteras, principalmente por la presencia de la entidad sionista», así reaccionó el primer ministro de Argelia, Abdelaziz Djerad, ante la formalización de las relaciones entre Marruecos e Israel en diciembre de 2020.
 
Durante su estancia en Marruecos este mes, Lapid expresó la preocupación de Israel sobre el papel regional de Argelia, acusando a Argel de acercarse demasiado a Irán y condenando a Argelia por tomar una decisión en la UA contra Tel Aviv.
 
Al referir a Argelia desde Marruecos, las palabras de Lapid probablemente solo contribuirán a las percepciones de Argel sobre la incipiente asociación marroquí-israelí como una amenaza.
 
En respuesta a lo que dijo Lapid sobre el papel de Argelia en el norte de África, el Ministerio de Relaciones Exteriores en Argel acusó al principal diplomático de Rabat de intentar llevar al «nuevo aliado de Oriente Medio a una peligrosa aventura dirigida contra Argelia», una clara referencia a Israel.
 
«Argelia siente un malestar profundo del poder de las monarquías del petrodólar tras el colapso de la solidaridad árabe con Palestina a finales de la década de 1970 con los acuerdos de Camp David», dijo Jacob Mundy, profesor asociado de estudios sobre paz y conflictos y estudios islámicos y de Oriente Medio en la Universidad de Colgate.
 
Sin duda alguna, la visita de Lapid a Marruecos y el crecimiento de la relación de Rabat y Tel Aviv probablemente solo harán que Argelia sea más firme en sus posiciones sobre cuestiones regionales.
 
Argel solo está redoblando su oposición a los Acuerdos de Abraham y esperando convencer a más estados en el mundo árabe/africano/islámico más amplio de evitar la normalización de las relaciones con Israel hasta que el problema palestino se resuelva.
 
Pero Argelia podría fracasar en este sentido si Mali, Mauritania, Níger y (según un ex embajador de Estados Unidos) quizás Túnez sean los próximos en unirse a los Acuerdos de Abraham.
 
En tales circunstancias, Argelia se enfrentaría a la posibilidad de verse rodeada por estados influenciados por los Emiratos Árabes Unidos que han formalizado relaciones diplomáticas con Israel, lo que dejaría a Argel sintiéndose más vulnerable a los complots extranjeros destinados a desestabilizar el país.
 
 
Giorgio Cafiero es el director ejecutivo de Gulf State Analytics, una consultora de riesgo geopolítico con sede en Washington, DC. Este artículo fue publicado en inglés en New Arab, y fue traducido al español por ECSAHARAUI. 

Origen: Marruecos intérpreta mal el silencio de Biden sobre el Sáhara Occidental, y Argelia se siente amenazada.