Mohammed VI ha hecho del Sáhara Occidental una causa sagrada en detrimento de la legalidad y la razón, convirtiendo a Marruecos en el Israel del Maghreb

Mohammed VI ha hecho del Sáhara Occidental una causa sagrada en detrimento de la legalidad y la razón, convirtiendo a Marruecos en el Israel del Maghreb

Extracto del artículo de ECSaharaui.com : El trabajo sucio de un estado marroquí policial y corrupto.

(…)

Para darle un carácter ofensivo, la nueva diplomacia se basa en una estrategia de tensión como arma principal de lucha para imponer la pseudo-solución de autonomía para el conflicto del Sáhara Occidental. Su primer objetivo es Argelia, que Rabat acusa de ser el obstáculo para sus planes expansionistas.

En este contexto, vale la pena mencionar:

– Los ataques verbales del Rey de Marruecos en persona contra Argelia en cada uno de sus discursos oficiales;

– La profanación de la bandera argelina en el consulado argelino en Casablanca el 1 de noviembre de 2013 por un matón a las órdenes del palacio;

– la proliferación de incidentes fronterizos;

– la agitación de la amenaza de una confrontación armada con Argelia para impresionar a la comunidad internacional;

– La inundación del territorio argelino por miles de toneladas de cannabis producidas en la región marroquí del Rif;

– La creación de sitios hostiles como el Algerian Times;

– La creación y financiación del movimiento autonomista Ferhat Mehenni;

– La manipulación de un movimiento terrorista (Mujao) para atacar objetivos argelinos y eliminar, en 2011, a los tres compañeros de trabajo extranjeros que trabajaban en Tinduf;

– Manejo de incidentes de la comunidad M’zab en Ghardaia;

– la proliferación de ciberataques;

– La destilación de mensajes que acusan a Argelia de manipular a Al Qaeda para atacar a Marruecos (correos electrónicos enviados a Hillary Clinton y revelados por Wikileaks), publicaciones hostiles publicadas en los Estados Unidos a través de lobbies financiados por Marruecos ( el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), un grupo de expertos republicano (Centro de Interés Nacional, Instituto de Investigación de Política Exterior);

– La financiación de lobbies en Francia (periodistas Vincent Hervouet, Mireille Duteil, José Boy, Dominique Lagarde, etc.).
A nivel regional

Los asesores de Mohammed VI están detrás de:

– La supuesta conexión del Frente Polisario con el «terrorismo yihadista». El periodista estadounidense Richard Miniter recibió la asombrosa suma de $ 60,000 por un artículo en ese sentido en The New York Times;

– Los informes falsos de Vincent Hervouet sobre TF1 e iTélé;

– La contratación de colaboradores en los medios de comunicación mauritanos para denigrar el Frente Polisario y Argelia. A la cabeza, Abdallahy Ould Mohamedi, director del grupo mauritano Sahara Media;

– El reclutamiento de Serge Daniel, corresponsal de AFP y RFI en Bamako para acusar al movimiento saharaui de conocer al movimiento de Azawad;

– La acusación contra el Frente Polisario, que proporcionaría combatientes para defender a Gadafi, y Argelia que les proporcionaría los medios de transporte;

– El reclutamiento de un ex policía saharaui, Moustapha Selma, para sembrar confusión;

– La acusación realizada contra el movimiento saharaui que habría desviado la ayuda humanitaria;

– El envío de cientos de ciudadanos marroquíes a Libia para unirse a Daesh y cuyo tránsito fue a través de Argelia;

– La financiación del terrorismo con el dinero de la droga que proviene de Marruecos (hachís) o tránsitos por Marruecos (cocaína procedente de América Latina);

– La formación de 5.000 jóvenes marroquíes para llevar a cabo el ciberterrorismo contra el Polisario y Argelia.

A nivel internacional 
Los asesores de Mohammed VI planearon:

– La contratación de periodistas y personalidades que actúan para dar una imagen falsa de Marruecos;

– La confrontación directa con los antiguos aliados de Marruecos: Francia, Estados Unidos y la Unión Europea;

– La confrontación con la ONU: ataques contra el Secretario General de la ONU y su enviado personal para el Sáhara Occidental, Christopher Ross;

– La manipulación de la comunidad marroquí en Europa para establecerse como un aliado indispensable en la lucha contra el terrorismo;

– El aliento de los salafistas marroquíes a unirse a las filas de Daesh;

– La corrupción de los funcionarios de la ONU para evitar la redacción de su informe condenatorio sobre la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental y en los campos de refugiados saharauis en Tinduf;

– Ataques contra los periodistas franceses Eric Laurent y Catherine Graciet para evitar su nueva publicación sobre el Rey de Marruecos y vengar el régimen de sus viejos libros sobre el reino alauita.

Internamente

Los asesores de Mohammed VI son los instigadores de los siguientes hechos:

– Mantenimiento dentro del país de un voltaje de baja intensidad pero permanente para justificar el mantenimiento del régimen vigente;

– Represalias contra varios oponentes para asustar a otros y obligarles a unirse a las filas (Rachid Nini, el historiador y periodista marroquí Maâti Monjib, etc.).

Acoso y castigo a los opositores del rey: muchos activistas del Movimiento 20 de febrero fueron asesinados. Khalid Gueddar escapó por poco de un ataque con un cuchillo cerca de su casa en Rabat, el AMDH local fue saqueado y robado, la actriz Loubna Abidar fue linchada, los estudiantes saharauis fueron asaltados en los recintos la universidad.

– La barbouzerie: amenazas e insultos telefónicos en medio de la noche, coacción, amenazas,
intimidación, etc…

– la eliminación de cualquier apoyo a la prensa que sea verdaderamente independiente;

– La parodia de la verdad con la adopción de la mitomanía como estrategia permanente en los niveles interno y externo.

Artículo completo en ECSaharaui.com : El trabajo sucio de un estado marroquí policial y corrupto.