No hay, por ahora, ningún indicio de que la diplomacia española vaya a modificar su postura con relación al Sáhara, ni mucho menos seguir la senda marcada por Trump

No hay, por ahora, ningún indicio de que la diplomacia española vaya a modificar su postura con relación al Sáhara, ni mucho menos seguir la senda marcada por Trump

 

 
No hay, por ahora, ningún indicio de que la diplomacia española vaya a modificar su postura con relación al Sáhara, ni mucho menos seguir la senda marcada por Trump.
Por Lehbib Abdelhay /ECS

 

 
Madrid (ECS). – El rey de Marruecos Mohamed VI tiene la intención de negociar con España en un «diálogo sin límites ni tabúes” sobre cuestiones como Ceuta, Melilla; o las aguas territoriales, o el Sáhara Occidental, cuestión en la que España no pondría problemas si, recibe garantías sobre Ceuta y Melilla, según Ceuta Tv. A corto plazo, el primer paso es que Rabat devuelva a su embajadora en Madrid. Y si todo transcurre según lo previsto, se podría preparar una próxima Reunión de Alto Nivel, la RAN.
 
De acuerdo con el digital El Español, el sátrapa, cuando declaró que se abría una nueva “etapa inédita” entre España y Marruecos, dando por zanjada la crisis diplomática, anunciaba que quiere negociar acuerdos sobre las fronteras de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, la soberanía del Sáhara Occidental, y otros temas como una solución para las aguas jurisdiccionales en la costa atlántica que se solapan con las de las islas Canarias, siempre conforme a Ceuta TV.
 
El Español, que alude a fuentes diplomáticas, España, si se reciben garantías sobre Ceuta y Melilla, no sería un problema en relación al Sáhara Occidental.
 
El Español señala que se llevan manteniendo conversaciones discretas entre el nuevo ministro de Exteriores, José Manuel Albares; y Marruecos, que han propiciado este cambio en las relaciones, y entre otras cuestiones, el acuerdo sobre los menores que aún permanecían en Ceuta desde la crisis migratoria de mayo.
 
También sobre otros asuntos de vital importancia como la cooperación antiterrorista, las cuestiones comerciales o la relación con la Unión Europea, dada la condición de España como frontera sur del continente.
 
A corto plazo, el primer paso, que ya se está preparando es que Rabat devuelva a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich. A continuación, se prepararía una visita de Alvares a Marruecos para reunirse con su homólogo marroquí, Nasser Bourita, algo que podría producirse coincidiendo con el comienzo del curso político.
 
Otro factor que ha llamado la atención sobre el cambio de talante en las relaciones con Marruecos, ha sido la intervención de Felipe VI, dada la especial importancia que ha tenido tradicionalmente la Casa Real en todo lo referente a la monarquía alauita, desde los tiempos de Juan Carlos I y Hassan II.
 
 
Fuente: Ceuta Tv/ECSAHARAUI y El Español
 

Origen: No hay indicación de que España vaya a modificar su postura con relación al Sáhara Occidental, y menos a seguir la decisión Trump.