¿NOS ACORDAMOS DE LOS SAHARAUIS? por Amnistía Internacional Comunidad Valenciana

¿NOS ACORDAMOS DE LOS SAHARAUIS? por Amnistía Internacional Comunidad Valenciana
 
 

¿NOS ACORDAMOS DE LOS SAHARAUIS? Si no fuera por el reciente conflicto con Marruecos ante la llegada a las costas de Ceuta de miles de marroquíes, la situación de los refugiados saharauis seguiría en el pozo del olvido. Y aun así, el tema no es de actualidad. La hospitalización de Brahim Ghali, líder del Frente […]

¿NOS ACORDAMOS DE LOS SAHARAUIS?

Si no fuera por el reciente conflicto con Marruecos ante la llegada a las costas de Ceuta de miles de marroquíes, la situación de los refugiados saharauis seguiría en el pozo del olvido. Y aun así, el tema no es de actualidad. La hospitalización de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, que entró en España con identidad falsa a petición de Argelia “por razones humanitarias”, en palabras de la ministra de Exteriores, ha provocado la crisis diplomática. La embajadora de Marruecos respondió que “hay actos que tienen consecuencias que hay que asumir”. Utilizar a las personas migrantes como presión sobre España.

Ghali, presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui, se enfrenta a Rabat por la independencia del Sahara Occidental, antigua colonia española. En 1976, después de la marcha verde de Marruecos – la invasión marroquí del Sahara español, iniciada el 6 de noviembre de 1975 – y el Acuerdo Tripartito de Madrid – Declaración de Principios entre España, Marruecos y Mauritania para regular el futuro de la provincia española del Sahara – España abandonó el territorio.

En 1988 se acordó el Plan de Arreglo aprobado por la ONU en 1991 para la celebración de un referéndum a la población saharaui, con el fin de elegir entre la independencia o la integración en Marruecos. Nunca se ha realizado. El Sáhara Occidental sigue sin administración propia. Según la ONU el acuerdo debería llevarse a cabo entre Marruecos, el Frente Polisario, Argelia y Mauritania.

Desde 1976, la casi la mitad de la población, huyendo de represión marroquí, se refugió en Tinduf (Argelia). Y los refugiados en los campamentos saharauis siguen malviviendo desde entonces en jaimas y pequeñas casas de adobe. Una de las zonas más inhóspitas del mundo donde las temperaturas oscilan entre el calor abrasador y el frío extremo, con tormentas de arena y escasez de alimentos y agua.

El Frente Polisario organiza la vida con ayuda de organismos internacionales pero esta ayuda va decreciendo. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que los niños sufren de desnutrición crónica y retraso en el crecimiento. Muchos jóvenes buscan trabajo fuera y si regresan no pueden aplicar sus conocimientos porque el trabajo es precario.

La situación de los derechos humanos es preocupante. Marruecos no solo impide las concentraciones por la autodeterminación sino que obstaculiza el trabajo de las organizaciones de derechos humanos llegando a practicar detenciones sin mandato judicial. Amnistía Internacional ha denunciado las violaciones marroquíes en las zonas ocupadas, donde los refugiados son reprimidos por las fuerzas de ocupación marroquíes. Es difícil saber lo que ocurre porque no hay observadores externos independientes: Marruecos no los autoriza, lo que impide documentar los abusos. A medida que aumentan los enfrentamientos entre Marruecos y el Frente Polisario, se incrementa la presión sobre activistas locales de derechos humanos y simpatizantes de la autodeterminación saharaui.

Todo está por hacer en Tinduf, la salida política no llega, la ayuda internacional es insuficiente. Aumentan los delitos en los campos y el absentismo escolar está en alza. Las condiciones de insalubridad potencian la propagación de enfermedades porque la desertización impide obtener recursos hídricos y las inversiones necesarias para obtenerlos son inalcanzables.

“A la falta de recursos se une la desesperanza, la frustración y la melancolía de todos los refugiados saharauis, cuyo único aliento es el recuerdo de su tierra perdida”[1].

Mientras, Marruecos sigue su pulso y los Estados se ocupan de sus cosas.

EQUIPO COMUNICACIÓN AMNISTÍA INTERNACIONAL COMUNIDAD VALENCIANA

A.Emma Sopeña Balordi

Responsable de RRSS AICV

Imagen de Hicham atatri en Pixabay

ENLACES

https://www.eldiario.es/amnistiaespana/sahara-occidental-conflicto-vivo-zona-olvidada_132_8014397.html

https://www.amnesty.org/es/countries/middle-east-and-north-africa/morocco-and-western-sahara/morocco-and-western-sahara/

https://www.amnistia.org/en/news/2020/11/17500/la-observacion-de-los-derechos-humanos-mas-necesaria-que-nunca

https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/sahara-investigacion-justicia/

https://www.lavanguardia.com/politica/20201130/49811506753/amnistia-dice-necesario-que-la-onu-supervise-derechos-humanos-en-el-sahara.html

https://www.amnistia.org/en/news/2020/11/17500/la-observacion-de-los-derechos-humanos-mas-necesaria-que-nunca

https://ctxt.es/es/20210301/Firmas/35254/Internacional-Progresista-Biden-Estado-unidos-El-Sahara-Marruecos.htm


[1] https://www.ecsaharaui.com/2020/04/hacinados-y-sin-agua-los-campos-de.html

Origen: ¿NOS ACORDAMOS DE LOS SAHARAUIS? – Comunidad Valenciana