Presidente Saharaui demanda urgente intervención de la ONU ante el grave brote de covid-19 en las zonas ocupadas del Sahara Occidental

Presidente Saharaui demanda urgente intervención de la ONU ante el grave brote de covid-19 en las zonas ocupadas del Sahara Occidental
  • El presidente saharaui denuncia las intenciones de Marruecos en el Sahara Occidental
  • La actual situación desampara a la población saharaui ante desprecio del régimen de ocupación marroquí
  • Los presos políticos saharaui
  • “la situación de los presos políticos saharauis sigue siendo alarmante debido a las terribles condiciones en las cárceles marroquíes”.

Bir Lehlu (Zonas Liberadas), 26 de junio de 2020 – El presidente de la República Árabe Saharaui Democrática y secretario general del Frente Polisario, Brahim Gali se ha dirigido al secretario general de la Naciones UnidasAntonio Guterres,  para exigir una rápida intervención internacional para poner fin al sufrimiento de los presos políticos saharauis encarcelados por el régimen de ocupación marroquí y movilizar a la MINURSO para frenar la COVID-19 en las zonas ocupadas saharauis.

En su misiva, el mandatario saharaui ha advertido que ante el secretismo del régimen de ocupación marroquí, la capital ocupada del Sahara Occidental, El Aaiún, y sus alrededores están siendo en estos últimos días un alarmante foco de contagio por coronavirus, COVID-19. Gali ha señalado que la propagación de la pandemia en las zonas ocupadas del Sahara Occidental  “es resultado directo del desprecio de las autoridades de ocupación marroquí por la vida de los civiles saharauis al permitir que un gran número de personas, incluidas las infectadas con el virus Corona, ingresen a las ciudades ocupadas sin ser sometidas a cuarentena y otras medidas preventivas”.

“Si bien las autoridades marroquíes siguen utilizando las prohibiciones asociadas con la propagación de la epidemia en el mundo para reforzar el aislamiento impuesto a las zonas  ocupadas con el fin de continuar intimidando a los civiles saharauis sin ninguna responsabilidad ni supervisión, ahora están trayendo a cientos de ciudadanos  y colonos marroquíes a las ciudades saharauis ocupadas para motivar una mayor infección y poner en peligro la vida de nuestros ciudadanos”, ha desvelado Gali en su mensaje  a Guterres .

Asimismo, ha recordado que “la práctica criminal que sitia las vidas de nuestros ciudadanos se aumenta al registro del genocidio y asesinatos practicados por el régimen de ocupación marroquí contra civiles indefensos desde el comienzo de la ocupación del Sahara Occidental, el 31 de octubre de 1975”.

Ante la grave situación que se está generando en las zonas ocupadas y la crisis humanitaria por el brote del virus, el máximo represente saharaui ha responsabilizado al régimen de ocupación marroquí, y ha demandado a Naciones Unidas activar sus mecanismos, a través de su misión en el territorio, y asuma su responsabilidad de proteger a los ciudadanos saharauis y garantizar su integridad física y moral.

Ante la propagación del virus en distintas parte del mundo,  con preocupantes datos en Marruecos, el presidente saharaui  ha deplorado que  “la situación de los presos políticos  saharauis sigue siendo alarmante debido a las terribles condiciones en las cárceles marroquíes”. “Como le indicamos en nuestra carta fechada el 22 de marzo de 2020, la rápida propagación de este virus letal, que impone estrictas  medidas para mantener la distancia de seguridad,  evitar de grandes reuniones y aglomeración,  contrasta completamente con la situación en la que estos presos político están en centros penitenciarios  marroquís celebres por hacinamiento”.

Para finalizar, el mandatario saharaui ha hecho hincapié en la responsabilidad del régimen marroquí sobre la vida de los presos políticos saharaui y ha exigido una rápida intervención de la ONU para su puesta en libertad y reunificación con sus familiares en el Sahara Occidental.

Este artículo fue publicado antes por la Delegación del Frente Polisario para España en Presidente Saharaui demanda urgente intervención de la ONU ante el grave brote de covid-19 en las zonas ocupadas del Sahara Occidental