Pegasus y Marruecos: Mohamed VI estaba al tanto de todo

Pegasus y Marruecos: Mohamed VI estaba al tanto de todo

 

¿Qué nos dice el caso Pegasus? Primero, que es imposible que el DST marroquí haya actuado sin la aprobación del rey. Entonces, todos los secretos que guarda Marruecos también los guarda Israel. Finalmente, la crisis con Argelia se agravará.

 
ECS. Madrid. | La mejor defensa, dicen, es una ofensiva. El régimen marroquí ha estado intentando en los últimos días deshacerse del enorme escándalo de Pegasus que está sacudiendo a su policía política, la Dirección General de Seguridad Territorial, más conocida por las siglas DST, y a su poderoso jefe; Abdellatif Hammouchi, sacando las garras y »recogiendo cable» como es habitual.
 
Acusado de haber espiado, gracias al software Pegasus de la empresa israelí NSO Group, a una legión de personalidades de todo tipo y de todas las nacionalidades, Rabat lo niega.
 
Y contraataca presentando una denuncia por difamación en Francia contra Forbidden Stories y Amnistía Internacional, las ONG de dónde salieron estas revelaciones, así como contra Le Monde, Mediapart y Radio France, que dieron una amplia cobertura a este caso.
 
Pero puede ser una última resistencia. 
 
Desde el asunto Zakaria Moumni, este ex campeón mundial de boxeo tailandés que acusó públicamente al secretario privado del rey, Mohamed Mounir Majidi, y al jefe del DST, Abdellatif Hammouchi, de «tortura», fue procesado por difamación por el Estado marroquí, el Tribunal de Casación francés ha dictaminado ahora que «un estado extranjero no puede emprender acciones legales en Francia». A menos que las denuncias se hayan presentado en nombre de «instituciones» marroquíes, por ejemplo, el DST o el Ministerio del Interior, el único Estado que las retransmite.
 
Veremos qué pasará en los próximos meses. Pero ya podemos sacar algunas conclusiones sobre este oscuro asunto;
 
En primer lugar, contrariamente a una idea en boga de ciertos círculos del régimen francés pro-marroquí, es imposible que el poderoso jefe del DST, Abdellatif Hammouchi, decidiera por su cuenta intervenir al gobierno francés, generales marroquíes y miembros de la familia real sin la luz verde del palacio real. Es imposible.
 
Un hombre que se considera a sí mismo por encima de todas las leyes.
 
Espiar a periodistas, de Marruecos o del extranjero, activistas de derechos humanos, políticos marroquíes e incluso altos funcionarios argelinos no requiere la aquiescencia del gobernante alauita.
 
Pero intentar penetrar en el móvil del presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, y los de su primer ministro y unos quince miembros de su gobierno -sobre todo porque se trata en este caso de sólidos aliados del régimen alauí- no puede ser obra de Hammouchi solo.
 
O bien, es pura sinrazón, locuras de grandeza por parte de un hombre que, es cierto, se considera a sí mismo por encima de todas las leyes, tanto en Marruecos como en el extranjero.
 
Debemos saber que Hammouchi no es de los que se atreverían a levantar el cuello. Es de origen modesto, de los alrededores de Taza, una compleja región montañosa situada entre los picos del Rif y del Atlas Medio.
 
Un estudiante en la década de 1990 que pasó directamente a la DST. Lo que supone dos cosas: o ya colaboró ​​con la policía de Driss Basri cuando ocupó los escaños de su Facultad de Derecho en Fez o el trabajo de policía político fue una vocación desde su más tierna infancia.
 
En resumen, Hammouchi, quien detenta sus poderes abusivos directamente de su señor y amo; el rey de Marruecos, que, a través de uno de sus asesores, Fouad Ali El Himma, posee el control absoluto sobre los servicios secretos, si no, no tendría la ambición política que lo convertiría en un electrón libre.
 
Con el fin de limpiar el palacio real e incluso al régimen de esta vasta red de espionaje, algunos se han agarrado al hecho de que uno de los teléfonos del rey Mohamed VI había sido seleccionado por los servicios secretos marroquíes para posibles escuchas telefónicas.
 
Sin embargo, esta «selección» se puede explicar de dos formas. 
 
Es muy probable que Hammouchi, quien hace varios meses lanzó una violenta campaña mediática contra los tres hermanos boxeadores Azaitar, uno de los cuales es íntimo amigo del rey, buscara controlar los pasos del monarca para preservar mejor su imagen.
 
Y es posible que la «selección» (que no necesariamente significa «infección») del teléfono de Mohamed VI se hizo voluntariamente para eliminar las sospechas del rey sobre su presunta participación en el caso de que se descubriera que Marruecos usaba el software espía Pegasus.
 
¿Cuál es el caso actualmente?
 
En segundo lugar, y este es el punto más sensible y explosivo de esta historia, lo que sea que Abdellatif Hammouchi tenga como secreto de estado y de alcoba, incluso pequeños chismes, gracias a Pegasus, también los tiene Israel.
 
Es difícil ver al Mossad dejar pasar una mina de información confidencial en poder de una empresa establecida en Israel sin cosechar algunas recompensas.
 
No en vano, el ex primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, fue el primer representante comercial (VRP) en el extranjero de NSO Group, la empresa detrás del software espía Pegasus. Y el Ministerio de Defensa israelí tenía y sigue teniendo control sobre las autorizaciones para vender el software a estados extranjeros.
 
En vísperas de una crisis internacional
 
Entonces, si Hammouchi tiene información confidencial y potencialmente devastadora sobre el rey, su séquito íntimo, la familia real, oficiales de alto rango del ejército y un sinfín de figuras políticas de todos lados, él no es el único.
 
¿Cómo entonces no estremecerse ante la idea de que esta información pueda caer en manos poco caritativas o vengativas?
 
En tercer lugar, de confirmarse, el espionaje que ha tenido como objetivo miles de teléfonos móviles de funcionarios y personalidades del vecino y “hermano enemigo” argelino acentuará la crisis diplomática, política e incluso militar que agita actualmente las relaciones entre estos dos Estados.
 
Desde la normalización de las relaciones diplomáticas entre el reino alauita e Israel, los argelinos afirman y denuncian que Marruecos se ha convertido en la retaguardia de Israel en el Magreb, que «el enemigo sionista” se ha instalado a sus puertas y se ha iniciado una «guerra de cuarta generación».
 
Nos reíamos un poco de eso. Ahora ya no. La confirmación de que Marruecos utilizó software espía israelí para espiarlos reforzaría sus certezas.
 
Un elemento significativo que va en la dirección de esta eventualidad; todos pensamos que los marroquíes habían oído hablar del traslado urgente del presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, para ser hospitalizado en España, gracias a la propina de un superagente de la DGED (Dirección General de Estudios y documentación, el servicio de contraespionaje dirigido por Mohamed Yassine Mansouri).
 
Hoy en día, es más que probable que la información provenga de un teléfono argelino infectado con Pegasus.
 
¿Y ahora qué? La justicia francesa seguramente archivará las denuncias del Estado marroquí, siguiendo así la jurisprudencia de su Tribunal de Casación, ¿qué ocurrirá con las investigaciones dirigidas a los servicios secretos marroquíes en Francia, España y Argelia?
 
Baste con que un magistrado, francés, español o argelino, convoque o lance una orden de búsqueda internacional contra Abdellatif Hammouchi, que ya se encuentra en líos con la justicia francesa por el caso Moumni.
 
Pero, ¿dejará el rey a Hammouchi? Difícil de saber porque su rostro y sus acciones están íntimamente ligados al palacio real. No es fácil separarse de un brazo, especialmente cuando se ocupa del trabajo sucio.
 
Hoy nos encontramos en los albores de una crisis internacional que apenas ha comenzado.
 

Origen: Pegasus y Marruecos: Mohamed VI estaba al tanto de todo.