Rabat formalizó sus relaciones con Israel para obtener la soberanía sobre el Sáhara Occidental y acceder a un fondo millonario; 7 meses después no han logrado nada

Rabat formalizó sus relaciones con Israel para obtener la soberanía sobre el Sáhara Occidental y acceder a un fondo millonario; 7 meses después no han logrado nada
 
 

Sidi Maatala.

ECS. Madrid. | El digital económico israelí Globe confirmó antes de ayer, citando altas fuentes estadounidenses, que los fondos asignados a los países que se acogieron a los Acuerdos de Abraham han quedado indefinidamente congelados, además que la Administración Biden no parece dispuesta a seguir el mismo camino.

 

Estados Unidos ha asignado tres mil millones de dólares para financiar la cooperación comercial entre los países árabes e Israel como parte de los acuerdos de normalización entre ellos, y se han presentaron cientos de solicitudes de financiamiento para obtener la aprobación del fondo financiero asignado, pero después del cambio de la administración estadounidense en Enero, al fondo no se le ha asignado director y parece haberse estancado tras la revelación de que ninguno de los proyectos económicos acordados ha entrado en vigor.

Los países destinatarios se hacen muchas preguntas sobre el ansiado destino de los tres mil millones de dólares asignados para proyectos agrícolas en el Medio Oriente y para financiar la cooperación comercial entre ambos, ya que, según se firmó en los acuerdos abrahámicos con Israel; Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Marruecos y Sudán, el acuerdo incluía el «Fondo Abraham» dotado de 3 mil millones de dólares destinados a financiar proyectos comerciales a los países mencionados, además de material militar de alto valor como drones Reaper en el caso de Marruecos y cazas F-35 para Emiratos Árabes Unidos.

 

7 meses desde que se firmaron los Acuerdos de Abraham, mucho ruido y pocas nueces. Marruecos, un peón usado para que Trump y Kushner se atribuyan una victoria diplomática. Sin soberanía saharaui atribuida ni inyección económica, Marruecos se tragó el sapo mientras tiene a su población rechazando la normalización sionista.

Ahora, Según confirma el digital económico israelí Globes, la administración Biden ha parecido mucho menos entusiasta sobre la asignación de un presupuesto para productos regionales que su polémico predecesor, el ex presidente Donald Trump, quien junto con su equipo de negociación, encabezado por su yerno Jared Kushner, lograron adjudicarse varias victorias diplomáticas prometiendo estas jugosas inyecciones.

Un empresario cercano a la embajada de Estados Unidos en Israel reveló el pasado Febrero a que “al establecer el fondo, la administración Trump esperaba ganar las elecciones, pero al anunciarse que no continuaría por otro período, rebajó sus expectativas de seguir operando con el Fondo Abraham luego de que la nueva administración de Biden nombrase a cientos de funcionarios de todas las ramas del gobierno, abandonando dos de los importantes nombramientos para poner en marcha el fondo, pero hasta el momento no hay ningún anuncio por parte de la administración de su intención de reanudar estos nombramientos.»

Las victorias diplomáticas bajo los Acuerdos de Abraham estuvieron pilotadas por Jared Kushner, y Trump y Netanyahu en la sombra, llegando a acuerdos con la expectativa de ganar un segundo mandato. Ahora, dos de los principales países benefactores, EE.UU e Israel han cambiado de gobierno y las promesas de sus predecesores queda atrás.

Los fondos del acuerdo de Abraham para Marruecos, han seguido la misma estela que todo el ‘pack’ con el que venía incluido: el supuesto reconocimiento de la soberanía del Sáhara Occidental y la venta de drones: bloqueadas.
 

Origen: Rabat formalizó sus relaciones con Israel para obtener la soberanía sobre el Sáhara Occidental y acceder a un fondo millonario; 7 meses después no han logrado nada.