Resumen de informe anual de Guterres: La ONU ve posible una solución pacífica al problema de Sáhara Occidental

Resumen de informe anual de Guterres: La ONU ve posible una solución pacífica al problema de Sáhara Occidental
 
● Situación en El Guerguerat (las continuas amenazas de guerra y fuente de preocupación para la ONU)

● Violaciones del alto el fuego (tanto Marruecos como el Frente Polisario violaron el acuerdo militar número 1)

 

● Situación de los derechos humanos en la zona. Y la situación en general afectada por la crisis sanitaria de la Covid-19. 

Nueva York, 03 Octubre de 2020. -(ECSaharaui)
Redacción Lehbib Abdelhay / ECS 

 
El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, presentó el 02 de octubre de 2020 su informe anual sobre la situación en el Sáhara Occidental al Consejo de Seguridad de la ONU.
 
ECSAHARAUI ha obtenido una copia de dicho informe, que ya se ha hecho público, y les ofrece una descripción general (Resumen) de las principales temas tratadas por parte del Secretario General respecto a la situación en el Sáhara Occidental.
 
Este informe se presenta de conformidad con la resolución 2494 (2019) del Consejo de Seguridad, en la que el Consejo prorrogó el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) hasta el 31 de octubre de 2020. En el informe se exponen las novedades ocurridas hasta el 31 de agosto de 2020 desde la presentación del informe anterior del SG de la ONU, el 2 de octubre de 2019 (S/2019/787) y se describen la situación sobre el terreno, el estado de las negociaciones políticas sobre el Sáhara Occidental, la aplicación de la resolución 2494 (2019) y los problemas que afectan a las operaciones de la Misión, así como las medidas adoptadas para resolverlos.
 
En general, Guterres señala en su informe que reina la calma en el Sáhara Occidental a ambos lados del muro marroquí. Si bien ambas partes siguieron, en general, respetando el acuerdo de alto el fuego, hubo una disminución notable del cumplimiento de las disposiciones del
acuerdo militar núm. 1, en particular al este de la berma, es decir acusa al Frente Polisario de violar el alto el fuego más que Marruecos.
 
Los efectos de la pandemia de coronavirus (COVID-19) en el Sáhara Occidental ocupado, según Guterres, fueron moderados. «Después de que Marruecos adoptara medidas tempranas y exhaustivas de prevención y contención, hasta el 30 de mayo en esta parte del Territorio solo se habían producido unos cuantos casos», dijo el SG de la ONU.
 
El Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y Río de Oro (Frente POLISARIO) informó de que había adoptado medidas estrictas para evitar la propagación del virus al este de la berma, donde no se comunicó ningún caso. En los campamentos de refugiados saharauis cercanos a Tinduf (Argelia), al 31 de agosto se habían detectado oficialmente tres casos activos. En agosto se detectaron casos en la ciudad de Tinduf, donde varios agentes de las Naciones Unidas y agentes humanitarios internacionales tienen oficina; al 31 de agosto, 43 casos permanecían activos.
Durante el período que abarca el informe, la situación sobre el terreno en el Sáhara Occidental se mantuvo relativamente tranquila a pesar de cierta incertidumbre. Ambas partes continuaron en general cumpliendo con el Acuerdo Militar No.1 y otros acuerdos relacionados, y el alto el fuego entre las partes fue respetado. La MINURSO continuó implementando su mandato de observar e informar sobre el alto el fuego, actuar como un mecanismo de alerta temprana y, al involucrar a las partes para resolver sus violaciones y acusaciones, prevenir conflictos y mantener un ambiente propicio para el proceso de paz liderado por mi Enviado Personal.

 

En general, Antonio Guterres cree que «la situación en el Sáhara Occidental se ha mantenido en general tranquila», señalando, sin embargo, que «las tensiones entre las partes, incluidos los problemas no resueltos relacionados con El Guerguerat, así como los problemas de seguridad, han continuado caracterizar el entorno operativo y la implementación del mandato de la Minurso».

 
En el párrafo 43, Guterres confirma que entorno de seguridad en el Sáhara Occidental siguió siendo relativamente
estable, pero impredecible. Los riesgos generales en las cuatro zonas de seguridad (El Aaiún, Tinduf, el oeste y este de la berma) siguieron siendo de bajos a moderados.
 
Según el informe, el 1 de septiembre de 2019 y el 31 de agosto de 2020, se comunicaron 247 incidentes relacionados con la seguridad, 59 de los cuales afectaron al personal, los locales y los bienes de las Naciones Unidas. Esos 59 incidentes, que suponen un aumento del 69 % en comparación con el año anterior, incluyeron 7 casos de acoso contra personal de las Naciones Unidas, 4 de los cuales fueron contra mujeres (1 caso
en El Aaiún y 3 en Tinduf), 1 intento de allanamiento de morada, 3 casos de
vandalismo de vehículos de las Naciones Unidas, 10 accidentes de tráfico con un
tercero y otros 38 accidentes de tráfico en la zona de responsabilidad.
 
Mientras en el párrafo 44 del informe, Guterres señala el aumento de la presencia de contrabandistas de drogas y de otros elementos en el Territorio que se ha comunicado suponía una amenaza creciente e impredecible para la Misión (véase el párr. 34).
 
En el párrafo 45 de su informe, Antonio Guterres destaca el riesgo de ataques terroristas contra la MINURSO y enfatiza que sigue siendo motivo de seria preocupación debido a que continuaba habiendo agentes maliciosos en la región
circundante. No ha habido nuevas amenazas directas o explícitas contra la Misión desde 2017, aunque en el Territorio al oeste de la berma se han comunicado varias operaciones que condujeron a la detención de presuntos terroristas. Como se ha indicado anteriormente, en 2019 la Misión aplicó medidas de seguridad adicionales en sus bases de operaciones al este de la berma a fin de mejorar las medidas de mitigación existentes frente a las amenazas de seguridad.
Guterres continuó en su informe: «la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) siguió supervisando la situación en la región de El Gurguerat, a través de patrullas diarias de ciertos observadores militares.
 
En el área, la misión intervino informalmente en varias ocasiones para reducir las tensiones restaurando el flujo del tráfico por el puesto ilegal.
 
Al oeste de la berma, la MINURSO determinó que las obras de mantenimiento autorizadas a lo largo de distintos tramos de la berma en Um Draiga y Auserd habían excedido el alcance autorizado debido a la instalación de nuevas hileras de rocas. Esas obras fueron declaradas violaciones generales en mayo y junio de 2020, respectivamente, y fueron añadidas a la lista de violaciones de larga data en julio y agosto. El Real Ejército de Marruecos rechazó el intento de la Misión de que estas hileras de rocas se retiraran, e indicó, entre otras cosas, en una carta a la MINURSO de fecha 16 de abril de 2020 que se habían construido para minimizar la circulación de vehículos asociados al tráfico de drogas. La postura del Real Ejército de Marruecos no es acorde con las normas dispuestas en el acuerdo militar número 1.
 
En mayo, la MINURSO observó el redespliegue de miembros del Real Ejército de Marruecos a la línea de puestos de observación paralela a la berma por dentro de la zona restringida en varios puntos de Auserd y Um Draiga.
 
Esos puestos, declarados violación de larga data en agosto de 2012, habían sido abandonados por el Real Ejército de Marruecos en 2019 tras la celebración de negociaciones con la MINURSO y retirados de la lista de violaciones de larga data. Si bien la MINURSO había aceptado permitir a corto plazo un número estrictamente limitado de esos puestos para la lucha contra el contrabando de drogas, en una reunión oficial de coordinación, el Real Ejército de Marruecos informó oralmente a la MINURSO de que pretendía ir más allá de ese acuerdo y seguir utilizando los puestos. Ello fue declarado una violación general del acuerdo militar núm. 1 en julio y volvió a incluirse en la lista de violaciones de larga data en agosto.
 
La MINURSO detectó una discrepancia entre los inventarios de armas y equipo
del orden de batalla y el número de armas pesadas sobre el terreno en Um Draiga y
en marzo declaró que se trataba de una violación. Además, en enero se declaró una violación contra el Real Ejército de Marruecos por haber ingresado en la zona de separación mientras intentaba retirar un camión perteneciente a las fuerzas militares del Frente POLISARIO situado dentro de la zona de separación cerca de Auserd (por lo cual se declaró también una violación contra el Frente POLISARIO; véase el párr. 29). Además, se registró otra violación por restringir la libertad de circulación de la MINURSO en la zona de Mahbes en junio.
 
28. Al este de la berma, se produjo un deterioro significativo en la cooperación de las fuerzas militares del Frente POLISARIO, que con frecuencia negaron a las patrullas de la MINURSO la entrada a la mayoría de sus unidades, así como a zonas y emplazamientos concretos en las regiones militares segunda y quinta, incumpliendo.
 
Antonio Guterres, sin embargo, ha atenuado la gravedad de estas violaciones. «Las partes generalmente han respetado el espíritu de los acuerdos, mientras se pongan en contacto rápidamente con la Minurso y la Secretaría cuando se han producido posibles violaciones», añade.
El informe también señaló que la presencia continua de Marruecos en la región desmilitarizada. «El cruce diario de cientos de camiones y vehículos en la franja de protección viola la Convención de conformidad con la carta de las Naciones Unidas, ha denunciado Brahim Gali en una carta al SG, añade el informe. «El Consejo de Seguridad debe asumir su responsabilidad y ejercer toda la presión necesaria para poner fin a la intransigencia marroquí y acelerar la implementación de las resoluciones de la ONU destinadas a descolonizar el Sáhara Occidental», dijo el presidente saharaui según el informe.

Para el informe del Secretario General, el mayor desafío para las operaciones de la Minurso ha sido «interpretaciones divergentes de ambas partes del mandato de la misión». Incluida la interpretación de Marruecos, que sostiene que el mandato de la Minurso se «limita esencialmente a monitorear el alto el fuego, apoyar el desminado y ayudar al ACNUR en las medidas de fomento de la confianza si se reanudaran» después de su interrupción en 2014 «.

Como resultado, Marruecos ha rechazado «todas las actividades de la misión más allá de esta interpretación, como el control de los derechos humanos o la interacción con la población local para llevar a cabo informes políticos».

«La contribución de la Misión de la ONU para mantener el alto el fuego sigue siendo tan relevante como siempre, un papel central y necesario para prevenir el enfrentamiento bélico, creando así las condiciones para la reanudación de las negociaciones en el contexto de mis esfuerzos», dijo el informe.

 

Derechos Humanos en la dos partes de la berma

«El acoso por parte de las autoridades marroquíes a los defensores saharauis de los derechos humanos también sigue siendo un problema grave», dijo el informe, que marcó especialmente a Marruecos en los casos denunciados de «tortura y malos tratos en lugares de privación». Libertad, incluidas las causadas por la sobrepoblación y la falta de atención médica. «Según varias fuentes, la falta de rendición de cuentas por las violaciones de los derechos humanos perpetradas contra los saharauis ha sido una gran preocupación durante el período del informe», dijo el informe.

 
Por primera vez el informe informa sobre la situación de los derechos humanos en los campamentos de refugiados abordando casos de la actualidad.

 

«Insto a las partes a que respeten y promuevan los derechos humanos, incluso abordando cuestiones pendientes de derechos humanos, a fin de fortalecer la cooperación con el ACNUDH y los mecanismos de derechos humanos las Naciones Unidas y para facilitar sus misiones de seguimiento. Es necesario un control independiente, imparcial, exhaustivo y continuo de la situación de los derechos humanos para garantizar la protección de todos los pueblos del Sáhara Occidental «, dice el SG.

Finalmente el informe señaló que para estas misiones debería ser de extremada importancia el asunto de los Derechos Humanos para poder alcanzar en el futuro otras formas de cooperación para contribuir a alcanzar un entendimiento independiente e imparcial de la situación de los Derechos Humanos en todos los campamentos del Sáhara Occidental y territorios ocupados con el fin de garantizar la protección de todos, así como la aplicación general por ambas partes de las normas internacionales recogidas en los Derechos Humanos. Concluyendo que la cuestión de los derechos humanos en la búsqueda de una solución al conflicto es una pieza clave.

Origen: Resumen de informe anual de Guterres: La ONU ve posible una solución pacífica al problema de Sáhara Occidenta.