Saharauis y Palestinos: Víctimas de los Mismos Criminales | Pablo Jofre Leal | teleSUR

Saharauis y Palestinos: Víctimas de los Mismos Criminales | Pablo Jofre Leal | teleSUR
 
 

Los afanes desestabilizadores y hegemónicos, acompañados de una fuerte dosis de indignidad y una conducta violatoria del derecho internacional y de los derechos humanos del pueblo saharaui y el palestino, son parte de la explicación de la nueva medida, dada a conocer el pasado 10 de diciembre, por la moribunda administración de gobierno estadounidense presidida por Donald Trump.

 

Una disposición que involucra a la monarquía marroquí y a la entidad sionista, llamados por Donald Trump a “normalizar” sus relaciones, como parte de varios objetivos: incrementar la limpieza de imagen del régimen israelí. Fortalecer la posición de un alicaído Benjamín Netanyahu y afianzar la decisión que bajo el nuevo gobierno de Joe Biden esa postura no cambie. Además, incrementar su presencia en el escenario geopolítico africano frente a la presencia de otras potencias, en especial la República Popular China. Todas ellas metas por las cuales cual el mandatario estadounidense ha jugado sus cartas durante sus cuatro años de mandato.

En esta ocasión el precio a pagar, como en otras, corre a cargo de terceros, sometidos a 45 años de colonización y ocupación de su territorio, precisamente a manos de Marruecos, como es el pueblo saharaui y a la consolidación de 72 años de dominio de la palestina histórica a cargo del sionismo, sumando los 53 años de colonización y ocupación de Cisjordania. Es la acometida de una triada criminal que requiere ser detenida. Saharauis y palestinos pagando el precio del contubernio de criminales, de gobiernos corruptos, de planes orientados a favorecer sus intereses económicos, militares, geopolíticos e invisibilizar a aquellos sometidos a estos procesos de asentamientos, colonización y ocupación junto al expolio de sus territorios.

“¡Otro avance Histórico hoy¡ Nuestros dos grandes amigos, Israel y el reino de Marruecos, han acordado establecer relaciones diplomáticas plenas” fueron las palabras del agónico mandatario estadounidense Donald Trump en Twitter el pasado jueves 10 de diciembre. Unido a otro donde anunció el reconocimiento de la falsa soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, por entender que su propuesta de autonomía, «seria, creíble y realista», es «la única base» para una solución «justa y duradera» que garantice «la paz y la prosperidad» en la zona” Una reiteración de apoyar el centenar de veces rechazado reclamo de soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, donde el país magrebí ha llevado a cabo un proceso de colonización y ocupación a costa de los derechos del pueblo saharaui, hoy dividido entre la población al oeste del Muro de la vergüenza erigido por las tropas marroquíes y los territorios liberados y los campamentos de refugiados de Tindouf dirigidos por la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El regularizar las relaciones en amplios campos (políticos, económicos, militares) entre el sionismo y la monarquía alauí presidida por Mohamed VI tiene como “premio” el que Estados Unidos, a contrapelo del derecho internacional, reconozca la falsa soberanía de Marruecos sobre el territorio del Sáhara Occidental, tal como lo ha hecho con la colonización y ocupación sionista sobre los territorios palestinos de Cisjordania avalando con ello, no sólo esa ocupación ilegal, sino que trasladando la embajada estadounidense desde Tel Aviv a Al Quds (Jerusalén) a contrapelo de las determinación sobre esta ciudad, establecidas incluso en la Resolución Nº 181 del 29 noviembre del año 1947. Estados Unidos no tiene potestad alguna, no ha recibido mandato de ninguna institución internacional, no existe en la carta de las Naciones Unidas, un papel que otorgue la facultad de ceder soberanías y reconocer estas de un país con relación a territorios sobre el cual no tiene derecho. Tal obsequiosa facultad no existe. Ni con relación a reconocer la soberanía de Marruecos sobre los territorios del Sáhara Occidental, como tampoco el andar reconociendo soberanía sobre territorios ocupados como el de Cisjordania o eliminar el estatus especial del cual goza Al Quds.

(…)

Leer más en: Saharauis y Palestinos: Víctimas de los Mismos Criminales | Blog | teleSUR