Staffan de Mistura visita la región para reafirmar el rol de la ONU y reactivar el Proceso de Paz en el Sáhara Occidental

Staffan de Mistura visita la región para reafirmar el rol de la ONU y reactivar el Proceso de Paz en el Sáhara Occidental

 
Por Lehbib Abdelhay 
 
Madrid (ECS). – Del 12 al 19 de enero, el nuevo enviado especial del secretario general de la ONU al Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, comienza en Marruecos su primera gira por la región desde su nombramiento en octubre de 2021. 
 
¿Pero, puede reactivar el proceso de las negociaciones diplomáticas, estancado desde 2019 por la intransigencia marroquí?
 
Hasta el último momento, la fecha de la primera gira por el norte de África del nuevo enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, ha permanecido en secreto. Hasta ahora, Marruecos no se ha pronunciado sobre esa visita y la prensa del Reino no informó de la llegada a Rabat del diplomático ítalo-sueco.
 
En una visita oficial en la región desde ayer miércoles 12 hasta el 19 de enero, el diplomático, que ha pasado las últimas semanas «familiarizándose con su nuevo puesto», inició su gira por Rabat en la tarde de este 12 de enero y luego viajará para reunirse con los líderes del Frente Polisario en los campamentos de refugiados saharauis, luego Argel y finalmente Nouakchott, donde concluye su gira el próximo 19 de enero.
 
En cuanto a posible visita por los territorios ocupados del Sáhara Occidental, queda la duda. La ONU en su programa difundido ayer no ha anunciado nada al respecto. El orden de la gira es en todo caso bastante lógico, porque «una primera visita a Marruecos es normal, Argelia y Mauritania son oficialmente observadores y no parte del conflicto, aunque el reino considera a Argelia como parte implicada en el conflicto», destaca Thierry Desrues, especialista en Magreb y miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, según informó la prensa francofona.
 
Según el investigador francés, el hecho de que Marruecos «acepta recibir primero a Staffan de Mistura» aparece como «una concesión desde el punto de vista de Rabat para incomodar al Frente Polisario, ciertamente apreciada por sus aliados en Francia, España, EE.UU y el secretario general de la ONU, que lo consideran como una señal de buena voluntad y moderación”.
 
Como es bien sabido, de Mistura asumió sus funciones como enviado personal del Secretario General de las Naciones Unidas a principios de noviembre de 2021.
 
Entre los retos más importantes que enfrenten al enviado de ONU, la postura de inacción que el Consejo de Seguridad lleva mucho tiempo adoptando respecto al conflicto del Sáhara Occidental en general, y las circunstancias recientes en particular, una postura negativa que se refleja claramente en el contenido de la última Resolución del Consejo de Seguridad No. 2602 adoptada el 28 de octubre de 2021. A pesar de la gravedad de la situación sobre el terreno, el Frente Polisario en su momento dijo que esa resolución del Consejo de Seguridad «no dictó ninguna medida práctica para garantizar la implementación de las tareas de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum de Autodeterminación (MINURSO).
 
Otro de estos desafíos inmediatos es la persistencia de la potencia ocupante en su intransigencia y negación de sus obligaciones internacionales, y su falta de voluntad política real para participar de forma seria en el proceso de paz bajo los auspicios de las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental, un tercer desafío que aguarda a De Mistura. La prueba de la intransigencia del régimen marroquí es lo que pronunció el Rey de Marruecos, el pasado mes de noviembre, lo que llamamos la Marcha Negra, que, como todo el mundo sabe, es la marcha por la que el ocupante invadió el territorio del Sáhara Occidental en 1975.
 
Marruecos sigue llevando a cabo una política de huida hacia adelante, y su insistencia en la política de imponer por la fuerza la realidad colonial en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.
 
De Mistura tendrá que lidiar con estos tres elementos relacionados con los acontecimientos sobre el terreno y la postura de «espectador pasivo» del Consejo de Seguridad hacia la política de imponer un hecho consumado por la fuerza por parte del régimen marroquí.
 
El enviado de la ONU debe proporcionar una ambiente serio y constructivo para hacer avanzar el proceso de paz y lograr su único objetivo, que es permitir que el pueblo saharaui ejerza su derecho inalienable a la autodeterminación y la independencia.
 
El representante saharaui en la ONU, Dr. Sidi Mohamed Omar, explicó recientemente en una entrevista con APS que lo que se requiere del nuevo enviado del Secretario General de Naciones Unidas es reactivar el Proceso de Paz auspiciado por Naciones Unidas y no ceder al chantaje marroquí. Señaló que el Frente Polisario aseguró que el único acuerdo que es aceptable para ambas partes es el Plan de Arreglo conjunto de las Naciones Unidas y la organización de la Unión Africana.
 
Es un plan aprobado por unanimidad por el Consejo de Seguridad en sus resoluciones 658/1990 y 690/1991, según las cuales el Consejo de Seguridad estableció la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum de Autodeterminación MINURSO.
 
Ante todos estos acontecimientos, y la firmeza del pueblo saharaui para ejercer de su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia, sin restricciones militares ni civiles, De Mistura, en un primer paso, debe poner en marcha los mecanismos necesarios para el pleno cumplimiento del mandato para el que se estableció la misión MINURSO.
 

Origen: Staffan de Mistura visita la región para reafirmar el rol de la ONU y reactivar el Proceso de Paz en el Sáhara Occidental.