Tras siete años, México vuelve a importar ilegalmente fosfato saharaui procedente de la mina de Bucraa y falseando el destino del buque

Tras siete años, México vuelve a importar ilegalmente fosfato saharaui procedente de la mina de Bucraa y falseando el destino del buque

 

 

Sidi Maatala.

ECS. Madrid. | Según advierte WSRW (Western Sahara Resource Watch) una embarcación extranjera transportó y descargó ilegalmente fosfato del Sáhara Occidental ocupado en el muelle de Innophos Company ubicado en el puerto de Coatzacoalcos en México, en una nueva violación del derecho internacional al explotar minerales procedentes de la mina de Bucraa cuyo titular es el pueblo saharaui como dictan las resoluciones de la ONU, por lo que Marruecos, a través de la empresa monárquica (OCP) que carece de competencia y autoridad para firmar contratos y menos para comercializar con cualquier producto de origen saharaui al tratarse de una ocupación militar.

«El granelero Amis Ace con bandera panameña está descargando fosfato en el muelle Innophos en Coatzacoalcos, México«, escribió WSRW en su sitio web, afirmando haber «obtenido imágenes a través de drones del buque que descargaba la carga, tomadas el pasado 3 de Agosto.»

Según la ONG, las imágenes muestran la descarga de mineral de fosfato procedente del Sáhara Occidental ocupado en una cinta transportadora siendo trasladado verticalmente a un gran edificio blanco utilizado como propiedad de Innophos Mexicana, una subsidiaria local-filial de la empresa matriz estadounidense Innophos Holdings.

Citando fuentes in situ, el observatorio encargado de monitorear la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental ocupado informó que «el buque contenía 30.000 toneladas de mineral«. En este sentido, la organización destacó la conducta reiterativa de esta multinacional y recuerda que en 2018 Innophos declaró específicamente que había dejado de obtener mineral del Sahara Occidental por razones de responsabilidad social.

«Como parte del compromiso de Innophos con la responsabilidad social global y la buena gestión de la empresa, Innophos ya no participará indirectamente en una cadena de suministro de materias primas de fosfato del Sáhara Occidental«,escribió la empresa en un comunicado de prensa difundido el 2 de julio de 2018, que recientemente ha transgredido.

El observatorio explica además que durante su salida del Sáhara Occidental ocupado, la embarcación informó engañosamente a través de una comunicación denominada AIS que se dirigía hacia Virginia, en Estados Unidos, señalando que el motivo del error de destino del barco durante el cruce del Atlántico no está del todo claro.

En su último informe sobre la explotación ilegal de los recursos saharauis, la ONG señaló que se trataba del primer envío de importaciones estadounidenses desde 2018 y afirmó que la empresa Innophos «ha tenido un contrato de largo plazo con OCP, la empresa nacional marroquí de fosfatos para el suministro de mineral de Bucraa entregado en el puerto de Coatzacoalcos.«

El convenio inicial se firmó con la OCP en 1992, y se extendió hasta septiembre de 2010. Las cargas desde El Aaiún ocupado hasta Coatzacoalcos continuaron, por años, siendo ininterrumpidas incluso después de la expiración del acuerdo.

 

 

A este respecto, la misma fuente señaló que la llegada del Amis Ace el 3 de agosto de 2021 se trata de la primera importación a México de minerales del Sáhara Occidental ocupado desde noviembre de 2014, año en el que Innophos Mexicana recibió tres envíos con un total de 159,000 toneladas procedentes de Bucraa.

WSRW especifica además que «la planta de fabricación de Innophos en Louisiana, Estados Unidos, dependía del suministro ilícito de fosfato saharaui, transportado a través de un oleoducto desde la planta vecina del importador» recalcando que esta relación terminó en 2018 si bien ahora se acaba de reanudar.

Además, el observatorio afirmó que «Innophos ha sido objeto de varias desinversiones debido a su participación en el expolio del Sáhara Occidental«, por ejemplo, la Junta de Ética del Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega preparó un largo análisis para la exclusión de la empresa en 2015, y por el mismo motivo, la empresa también fue expulsada de las carteras del Fondo de Pensiones de Luxemburgo y del Danske Bank, entre otros.

Cabe recordar que México reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática desde 1979, contando con una misión diplomática y estando acreditada por su Misión Permanente de la ONU en Nueva York. México siempre ha estado a favor del pueblo saharaui, con visitas regulares a los campamentos de refugiados saharauis -la última data de 2017- y programas de cooperación y solidaridad. En el 2018, el presidente de la República, Brahim Ghali, fue recibido con honores por el gobierno mexicano y tomó la palabra en el Senado de dicho país. A pesar de las relaciones históricas, regularmente, los puertos de México han sido usados para comercializar con minerales saharauis. Tras siete años respetando la legalidad internacional, los buques de nuevo arriban en México ilícitamente.

Origen: Tras siete años, México vuelve a importar ilegalmente fosfato saharaui procedente de la mina de Bucraa y falseando el destino del buque.