Zumaia. Preparados para viajar a los campamentos de refugiados saharauis