Carta de María Porcel (L’huria Albacete) a los Reyes Magos: «Este año quiero un Sáhara Libre» | PRESSENZA

Carta de María Porcel (L’huria Albacete) a los Reyes Magos: «Este año quiero un Sáhara Libre» | PRESSENZA
(Imagen de María Porcel)
ANHELOS

María Porcel, actriz y presidenta de la asociación L’huria Albacete, ha escrito su carta a los Reyes Magos pidiendo un deseo: un Sáhara Libre.

No dejéis de escuchar su carta, llena de solidaridad, sensibilidad y belleza. Gracias a su generosidad por permitirnos compartirla con vosotros.

Transcripción de la carta de María

Cuando era pequeña, mi madre solo nos dejaba escribir tres cosas en la lista de la carta a los Reyes Magos porque decía que no había que ser egoísta y que había que repartir entre todos los niños del planeta.

Entonces yo siempre pedía tres cosas: un juguete (un juego), un libro y una cosa útil.

En la cosa útil siempre escribía: la paz en el mundo, que se terminasen las guerras, el hambre, que todos los niños fuesen felices…pero  jamás me lo trajeron.

Luego, por desgracia, me hice grande y dejé de escribir carta y dejé de pedir cosas útiles porque, al final, siempre me encontraba debajo del árbol unas zapatillas de andar por casa, un pijama, unos calcetines o incluso un sobrecito con una tarjetita que ponía “vale por” y algo que tuviese que ir a buscar yo misma.

Después de muchos años, he decidido escribir una carta con más ilusión que nunca y con más ganas que nunca y la carta dice:

“Queridas reinas magas, reyes, o lo que seáis. Este año, de cosas útiles, quiero la paz, la justicia y la libertad de cualquier pueblo oprimido o sometido del planeta y de todas las personas del mundo pero, sobre todo, quiero la del pueblo al que amo, la del pueblo saharaui, la del pueblo al que nuestro país le debe todo.

Quiero que mis hermanos saharauis puedan enamorarse o desenamorarse, elegir casarse o ser solteras, trabajar o estudiar en su tierra.

Quiero que mis peques puedan comer pescado fresco, no en lata.

 Quiero que puedan aprender a nadar en su mar y a construir castillos de arena cerca del agua.

 Quiero que mis amigos, mis maestros, mis guías, mis compañeros de lucha puedan hacer té con sus madres en jaimas montadas muy cerca de la costa, con el sonido del mar y de la libertad de fondo.

 Quiero que vivan en paz, que se termine la guerra y que no tengan que ir al frente a defender lo que tanto tiempo han esperado.

 Quiero que sus sueños se hagan realidad, que sus sueños ya no tengan que ser la libertad y la paz porque ya la tengan, que sus sueños sean sencillos, que sean grabar una película en su tierra libre, construir escuelas de teatro, abrir un negocio, estudiar,  cuidar un rebaño de cabras en un desierto libre en paz”

Hoy me encantaría volver a ser pequeña, acostarme nerviosa esta noche, esperando lo que voy a encontrar mañana. Que se hiciese de día, levantarme muy temprano y bajar las escaleras con papá, con mamá, y con Miguel, los cuatro juntos y nerviosos, y no encontrar calcetines ni juguetes, ni siquiera libros, encontrarme un sobrecito de esos con una tarjeta escrita a mano, con una letra pulcra y llena de magia, en la que ponga ‘vale por: un Sáhara libre’.

Este año mi lista solo es de cosas útiles y solo pido una cosa: la libertad del pueblo saharaui. Pero, como cuando era pequeña, voy a poner otra opción por si consideráis que es muy difícil de conseguir, aunque sinceramente no creo que sea tan difícil.

Mi segunda opción es otro vale lleno de ganas de energía y de fuerzas para seguir luchando junto a ellos aunque lo dicho,  prefiero la primera opción: un Sáhara libre.

Gracias.

Origen: Carta a los Reyes Magos: «Este año quiero un Sáhara Libre»