ECSaharaui | Informe anual del Secretario General sobre el Sáhara Occidental

ECSaharaui | Informe anual del Secretario General sobre el Sáhara Occidental
 

Por Lehbib Abdelhay y Ali Brahim Mohamed/ECS

Nueva York (ECS).- El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, presentó el 01 de octubre de 2021 su informe anual sobre la situación en el Sáhara Occidental al Consejo de Seguridad de la ONU.

ECSAHARAUI ha obtenido acceso exclusivo de dicho informe, que todavía no se ha hecho público, y les ofrece una descripción general (Resumen completo) de las principales temas tratadas por parte del Secretario General respecto a la situación en el Sáhara Occidental.



Este informe se presenta de conformidad con la resolución 2548 (2020) adoptada el pasado 31 de octubre de 2020 por el Consejo de Seguridad, en la que el Consejo prorrogó el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) hasta el 31 de octubre de 2021. En el informe se exponen las novedades ocurridas hasta el 31 de agosto de 2021 desde la presentación del informe anterior del SG de la ONU, el 2 de octubre de 2020 y se describen la situación sobre el terreno, el estado de la situación política en el Sáhara Occidental, la aplicación de la resolución 2548 (2020) y los problemas que afectan a las operaciones de la Misión, así como las medidas adoptadas para resolverlos.

INFORME:

Situación relativa al Sáhara Occidental. Informe del Secretario General

 I. Introducción

1. El presente informe se presenta de conformidad con la resolución 2548 (2020) del Consejo de Seguridad, mediante la cual el Consejo prorrogó el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) hasta el 31 de octubre de 2021 y me pidió que le presentara un informe sobre  la situación en el Sáhara Occidental antes del final del período del mandato. El informe abarca los acontecimientos ocurridos entre el 1 de septiembre de 2020 y el 31 de agosto de 2021 y describe la situación sobre el terreno desde la publicación de mi informe anterior de 23 de septiembre de 2020 (S / 2020/938), el estado de las negociaciones políticas sobre el Sáhara Occidental, la implementación de la resolución 2548 (2020) y los desafíos existentes para la implementación de las operaciones de la misión, y las medidas adoptadas para abordarlos.

 II.  Desarrollos recientes

2. La situación en el Sáhara Occidental se ha deteriorado significativamente desde mi último informe.  La reanudación de las hostilidades entre Marruecos y el Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y Río de Oro (Frente POLISARIO) y la crisis de la pandemia de COVID-19 han cambiado considerablemente el entorno operacional de la MINURSO, limitando la capacidad de la misión para cumplir su mandato.

3. Entre el 18 y el 29 de octubre de 2020, la MINURSO registró al menos nueve protestas generalmente pacíficas de grupos de hasta 80 civiles saharauis, incluidos mujeres y niños, cerca de la berma y en las bases de operaciones de la MINURSO en Agwanit, Bir Lahlou, Mehaires, Mijek y Tifariti. Los manifestantes trasladaron a la MINURSO una serie de demandas, entre ellas que “se celebre un referéndum” y se encuentre una solución al estatuto del Territorio; que la carretera de la zona de amortiguamiento de Guerguerat se cierre de forma permanente;  y que “los presos políticos saharauis sean liberados de las cárceles marroquíes”. En cada caso, las protestas se dispersaron pacíficamente el mismo día sin incidentes.

4. El 21 de octubre de 2020, la MINURSO observó que un grupo de aproximadamente 50 personas, incluidas mujeres y al menos un niño, estaba presente en la franja de separación de Guerguerat. Los manifestantes establecieron un bloqueo en la parte pavimentada de la carretera dentro de la franja de amortiguación, obstruyendo todo el tráfico entre el Territorio y Mauritania. El mismo día, la MINURSO implementó medidas de supervisión para mantenerse al tanto de los acontecimientos y se puso en contacto con las partes para pedir la calma.

5. El mismo día, en una carta dirigida a mi Representante Especial, el Coordinador de Marruecos con la MINURSO expresó su preocupación por la manifestación «enviada por el Frente POLISARIO» y exhortó a mi Representante Especial a «exigir la retirada inmediata e incondicional del Polisario de la zona de amortiguación”, al tiempo que señala que Marruecos“ se reserva el derecho de tomar las medidas necesarias, incluida la intervención sobre el terreno, para garantizar la libre circulación del tráfico civil y comercial y restablecer el statu quo”. En una comunicación escrita a mi Representante Especial el mismo día, el Representante del Frente POLISARIO en Nueva York, entonces también en su calidad de Coordinador interino de la MINURSO, negó su participación en la manifestación.

6. El 22 de octubre, además de la presencia diaria de observadores militares y el reconocimiento periódico de helicópteros, la MINURSO desplegó un equipo civil-militar en la zona de separación de Guerguerat para ayudar a aliviar las tensiones. Los manifestantes impidieron que la MINURSO se moviera más allá de los controles de carretera para realizar una verificación completa sobre el terreno de la zona. Los manifestantes reiteraron las demandas que se habían presentado a la MINURSO a principios de mes durante las manifestaciones al este de la berma (ver párrafo 3).

7. El 22 de octubre, en una carta que me dirigió, Brahim Ghali, Secretario General del Frente POLISARIO, afirmó que «la presencia de civiles saharauis en la zona de separación de Guerguerat no es una violación de ningún acuerdo militar».

8. Del 22 al 29 de octubre, un helicóptero de reconocimiento de la MINURSO sobre Guerguerat observó la presencia en la zona de separación de hasta 12 miembros armados del Frente POLISARIO con uniforme militar y hasta ocho vehículos ligeros de estilo militar, dos de los cuales portaban armas pesadas. El Representante del Frente POLISARIO en Nueva York y luego Coordinador interino del Frente POLISARIO con la MINURSO informó a mi Representante Especial que estos elementos militares se desplegaron exclusivamente para proteger a los manifestantes civiles. Mi Representante Especial informó al Frente POLISARIO de que, no obstante, esto constituiría una violación del Acuerdo Militar No 01 e instó al Frente POLISARIO a retirar su personal militar y sus vehículos de la zona de separación. El 29 de octubre, el reconocimiento aéreo de la MINURSO observó que algunos de estos vehículos, aunque no todos, habían sido retirados.

9. A partir del 26 de octubre, los helicópteros de reconocimiento de la MINURSO observaron 16 vehículos del Real Ejército de Marruecos (RMA) al oeste de la berma, que transportaban maquinaria pesada de movimiento de tierras en dirección a Guerguerat. Para reducir las tensiones, y dado que en ese momento no se habían autorizado solicitudes de construcción o mantenimiento en el sector de Bir Gandouz, la Misión, de conformidad con su función en virtud del Acuerdo Militar No 1, solicitó a la RMA que retirara el equipo. La RMA aseguró a la MINURSO que cumpliría, aunque no se observó ningún retiro.

El 6 de noviembre, un helicóptero de reconocimiento de la MINURSO observó la llegada de una fuerza militar de la RMA integrada por aproximadamente 250 vehículos, muchos de ellos con armas pesadas, a unos 12 km al noreste de Guerguerat, en la zona definida en el Acuerdo Militar Nº 1 como Zona Restringida. La MINURSO informó a la RMA que el Acuerdo Militar No. 1 estipula que tales concentraciones de fuerzas en esa zona constituirían una violación y, por lo tanto, instó a la RMA a retirarse.

11. El 7 de noviembre, el rey Mohamed VI de Marruecos pronunció un discurso con motivo del 45º aniversario de la Marcha Verde en el que rechazó las «prácticas inaceptables destinadas a interrumpir el flujo normal del tráfico entre Marruecos y Mauritania» y afirmó que Marruecos «respondería, con la máxima firmeza y resolución, ante cualquier práctica o intento encaminado a socavar la seguridad y estabilidad de sus provincias del sur”.

12. En una carta de fecha 12 de noviembre, el Rey Mohamed VI me instó a «redoblar» mis esfuerzos para encontrar un fin rápido y definitivo a los «actos de provocaciones intolerables y desestabilizadoras» del Frente POLISARIO en la zona de separación de Guerguerat. La carta agrega que “el Reino de Marruecos, […] en virtud de sus responsabilidades y en pleno cumplimiento de la legalidad internacional, se reserva [d] el derecho de actuar, en el momento y en la forma que estime necesario, con el fin de salvaguardar el estatuto de la zona y restablecer la libre circulación […] «.

13. En la mañana del 13 de noviembre, los manifestantes en la zona de separación de Guerguerat y los elementos armados del Frente POLISARIO fueron observados por la MINURSO abandonando abruptamente el lugar de la manifestación. Poco después se escuchó un intercambio de disparos, incluidos dos disparos desde la dirección de posiciones del Frente POLISARIO y fuego de armas pesadas desde la dirección de la berma adyacente a donde se había desplegado la RMA (véanse los párrs. 9 y 10). Luego se observó que los elementos de la RMA llegaban al lugar de los manifestantes en la franja de separación. No se informó a la MINURSO de víctimas en los acontecimientos del día. Desde esa noche, los helicópteros de la MINURSO ya no pudieron volar debido a las condiciones de fuego real, observó tres nuevas brechas en la berma al sureste de Guerguerat. Aproximadamente 6 km al este de la carretera pavimentada, el reconocimiento de helicópteros de la MINURSO observó que las tropas de RMA habían comenzado la construcción de un nuevo muro de arena a través de la franja de separación.

14. En una carta que me dirigió el mismo día, el Sr. Ghali condenó «el brutal ataque contra civiles saharauis desarmados» y señaló que «la operación militar de las fuerzas marroquíes [fue] un acto de agresión y una violación flagrante del alto el fuego», que “las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad deberían condenar en los términos más enérgicos”. En un comunicado emitido el mismo día, el Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos señaló que las acciones marroquíes en Guerguerat “se llevaron a cabo de manera pacífica, sin enfrentamientos ni amenazas para la seguridad de los civiles”.

15. El 14 de noviembre, el Sr. Ghali emitió un «decreto» declarando «el fin del compromiso [del Frente POLISARIO] con el alto del fuego» y «la consiguiente reanudación de la lucha armada en defensa de los derechos legítimos del pueblo [saharaui]”.

16. Desde entonces, han continuado las hostilidades de baja intensidad, con informes periódicos de la RMA y el Frente POLISARIO de disparos a través de la berma. Según cálculos de la MINURSO basados ​​en informes de las partes, la incidencia de los disparos denunciados ha disminuido desde enero y se ha concentrado principalmente en el norte del Territorio cerca de Mahbas. Si bien la MINURSO en general no identificó discrepancias importantes en el número y la ubicación de los incidentes de disparos denunciados por las partes, su impacto es objeto de afirmaciones contradictorias. El Frente POLISARIO ha afirmado periódicamente en sus comunicados que está infligiendo daños importantes a la parte marroquí. Marruecos ha refutado públicamente tales afirmaciones y la RMA ha comunicado a la MINURSO que solo devuelven el fuego “en casos de amenaza directa contra las tropas de la RMA” y “siempre en proporción a las acciones” del Frente POLISARIO. El 1 de febrero, el Coordinador del Frente POLISARIO declaró en una comunicación escrita a la MINURSO que “desde el 13 de noviembre de 2020, todo el Territorio del Sáhara Occidental se ha convertido en una zona de guerra abierta”. En una carta que me dirigió el 23 de febrero, el Representante Permanente de Marruecos ante las Naciones Unidas afirmó que había una “ausencia total de conflicto armado”.

17. Durante el período de que se informa, Bahrein, Burkina Faso, Eswatini, Guinea Ecuatorial, Guinea Bissau, Haití, Jordania, Libia, Malawi, Senegal, Sierra Leona, Suriname, Emiratos Árabes Unidos y Zambia inauguraron “Consulados General ”en El Aaiún o Dakhla. En cartas que me dirigieron el 23 de octubre de 2020, el 28 de octubre de 2020, el 4 de noviembre de 2020, el 15 de diciembre de 2020, el 17 de diciembre de 2020, el 19 de diciembre de 2020, el 5 de marzo de 2021, el 6 de abril de 2021 y el 30 de agosto de 2021, el Sr. Ghali llamó a estas representaciones diplomáticas son una «violación del derecho internacional y […] violación de la condición jurídica internacional del Sáhara Occidental como territorio no autónomo».

18. El 10 de diciembre de 2020, en una proclamación presidencial, Estados Unidos reconoció la «soberanía marroquí sobre todo el territorio del Sáhara Occidental» y reafirmaron su «apoyo a la propuesta de una autonomía seria, creíble y realista de Marruecos como única base para una solución justa y duradera”. En una carta enviada el 17 de diciembre, el Coordinador interino del Frente POLISARIO subrayó que la proclamación era “una posición lamentable y unilateral que viola la Carta y las resoluciones de la ONU”. El 29 de diciembre, Estados Unidos inauguró un “puesto de presencia virtual para el Sáhara Occidental”.

19. Al oeste de la berma, Marruecos siguió invirtiendo en el desarrollo de infraestructura durante el período de que se informa. El 30 de abril, las autoridades marroquíes anunciaron el ganador de una licitación para construir el puerto atlántico de Dakhla y la construcción ya está en marcha. Además, prosiguieron los trabajos de construcción de una autopista que uniera Tiznit en Marruecos con Dakhla.  Los días 24 y 26 de junio, delegaciones diplomáticas de Jordania, Omán, Arabia Saudita y Yemen visitaron Dakhla y El Aaiún para explorar oportunidades de inversión. El Frente POLISARIO considera que esas inversiones son un intento “de consolidar y normalizar [la] ocupación militar y la anexión ilegal de partes del Sáhara Occidental” (S / 2020/938, párr. 8).

20. El 24 de agosto, Argelia anunció ruptura de relaciones diplomáticas con Marruecos citando, entre otras cosas, «El abandono por Marruecos del compromiso asumido por el rey Hassan II en un comunicado conjunto» (Doc. ONU A / 43/366 del 17 de mayo de 1988) apoyar «una solución justa y definitiva al conflicto del Sáhara Occidental mediante la celebración de un referéndum libre y justo que permita al pueblo saharaui decidir su futuro con total credibilidad y sin restricciones». Ese mismo día, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Marruecos emitió un comunicado en el que tomaba nota de “la decisión unilateral de Argelia de romper relaciones diplomáticas con Marruecos”, que “lamenta por totalmente injustificada”. El 27 de agosto anuncié el nombramiento de Alexander Ivanko (Federación de Rusia) como mi nuevo Representante Especial para el Sáhara Occidental y Jefe de la MINURSO, en sustitución de Colin Stewart (Canadá), quien completó su misión el 26 de agosto.

 III.  Actividades políticas

22. El 30 de octubre de 2020, el mismo día en que el Consejo de Seguridad aprobó la resolución 2548 (2020), el Frente POLISARIO emitió un comunicado de prensa en el que reafirmaba su decisión de 30 de octubre de 2019 de «reconsiderar su participación» en el proceso político sobre el Sáhara Occidental y  afirmó que “intensificaría la lucha de liberación nacional ante la inacción de las Naciones Unidas para asegurar la implementación del mandato de la MINURSO”.

23. En los días previos a los hechos del 13 de noviembre de 2020, las Naciones Unidas participaron en múltiples iniciativas y contactos con las partes, vecinos y otros interesados ​​para evitar una escalada de la situación y advertir contra las violaciones del alto el fuego y la graves consecuencias de cualquier cambio en el statu quo. El 19 de noviembre, escribí al rey Mohamed VI instando a Marruecos a ejercer la máxima moderación para evitar una mayor escalada y volver al statu quo ante. El mismo día, en una carta dirigida al Sr. Ghali, insté al Frente POLISARIO a que evitara una nueva escalada y dejara espacio para que se reanudara el proceso político. En respuesta a mi carta, el 21 de noviembre, el rey Mohamed VI afirmó que las acciones de Marruecos en Guerguerat eran «irreversibles» y señaló que Marruecos seguía «comprometido con el alto el fuego». Por otra parte, en una carta que me envió el 2 de diciembre de 2020, el Sr. Ghali afirmó que el Frente POLISARIO “no ha tenido otra opción que ejercer su sagrado derecho a la legítima defensa”.

IV.  Actividades de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental

 A. Actividades operacionales

24. El impacto general de la pandemia de COVID-19 en las actividades operacionales de la MINURSO siguió siendo moderado. En su sede en El Aaiún, la MINURSO implementó el teletrabajo siempre que fue posible. El 1 de julio de 2021, la Misión comenzó a implementar un plan de reincorporación al trabajo, lo que permitió que hasta el 75% de su personal reanudara el trabajo en las oficinas de la Sede de la MINURSO. Debido al aumento de los casos de COVID-19 en el Territorio en agosto, se suspendió el trabajo de forma presencial hasta nuevo aviso. El 30 de agosto, la MINURSO registró la primera muerte de un miembro del personal a causa del virus. Las rotaciones, repatriaciones y despliegues de personal uniformado se reanudaron en agosto de 2020, en estrecha cooperación con la Secretaría y en colaboración con Marruecos, el Frente POLISARIO y los Estados Miembros.  A pesar de las persistentes dificultades en los viajes internacionales y otras restricciones relacionadas con la pandemia, la rotación de 174 observadores militares se completó durante el período de que se informa.

25. El Gobierno de Marruecos, el Frente POLISARIO y el Gobierno de Argelia cooperaron plenamente con la MINURSO durante la pandemia. Los Gobiernos de Marruecos y Argelia apoyaron al personal civil y militar de la MINURSO que viajaba hacia y desde sus lugares de destino en el Territorio y en Tindouf, Argelia, respectivamente, concediéndoles acceso a vuelos comerciales internacionales especiales. Desde febrero de 2021, el personal militar y civil de la MINURSO comenzó a recibir vacunas proporcionadas en el Territorio al oeste de la berma por la RMA y el Ministerio de Salud de Marruecos, y en Tinduf por las autoridades sanitarias argelinas. Al 31 de agosto, el 76% de todo el personal civil internacional y el 80% del personal militar habían recibido ambas dosis de la vacuna.

26. Al 31 de agosto, el componente militar de la MINURSO estaba integrado por 196 efectivos, 43 de los cuales eran mujeres. La MINURSO ha fortalecido continuamente sus esfuerzos para mejorar su equilibrio de género. Como resultado, el porcentaje de mujeres observadoras ha aumentado de menos del 5% en 2016 (véase S / 2016/355, párr. 31) al 24% en la actualidad, aunque el reclutamiento se redujo considerablemente durante la pandemia de COVID-19. Desde el 1 de septiembre de 2020 hasta el 31 de agosto de 2021, la MINURSO realizó aproximadamente 393.411 km de patrullas terrestres y 975 horas de patrullas aéreas. Las bases de operaciones de la MINURSO visitaron mensualmente un promedio de 970 cuarteles generales, unidades, subunidades, puntos fuertes y puestos de observación al este y oeste de la berma para un total de 9.516 (al oeste de la berma) y 2.125 (al este de la berma) visitas  por patrullas terrestres o aéreas, incluidas 14 investigaciones.

27. Al oeste de la berma, la RMA reiteraba periódicamente a la MINURSO su compromiso, en principio, con la cesación del fuego mientras ejercía el derecho a responder a las acciones del Frente POLISARIO. La MINURSO sigue ejerciendo su libertad de movimiento al oeste de la berma, aunque por motivos de seguridad, las patrullas terrestres y los vuelos de reconocimiento de helicópteros solo pudieron operar a una distancia de seguridad de inicialmente 30 km y 15 km de la berma, respectivamente, hasta que 19 de julio, cuando se reanudaron las patrullas terrestres limitadas hasta a 2 km de la berma en zonas donde no se había informado de intercambio de disparos. La cooperación y las comunicaciones a nivel estratégico entre el Comandante de la Fuerza de la MINURSO y el Comandante del Sector Sur de la RMA en Agadir (Marruecos) permanecieron inalteradas.

28. Al este de la berma, la MINURSO ha encontrado importantes limitaciones a su libertad de circulación. En su carta de 1 de febrero (véase el párrafo 16), el Coordinador del Frente POLISARIO informó a la MINURSO que, para «garantizar la seguridad y protección del personal de la MINURSO», había «motivos razonables, los convoyes terrestres siguen siendo muy peligrosos y, por tanto, desaconsejables”. Lo mismo se reiteró en una carta del Coordinador de Estado Mayor de las fuerzas militares del Frente POLISARIO al Comandante de la Fuerza de la MINURSO el 1 de junio.

29. Como resultado, la MINURSO no ha podido realizar patrullas terrestres más allá de un radio de 20 km desde cada base de operaciones al este de la berma, ni ningún reconocimiento por helicóptero. Las patrullas terrestres tampoco han sido posibles dentro de las unidades del Frente POLISARIO y se les ha exigido que permanezcan al menos a 200 metros de ellas. Se han permitido vuelos de reabastecimiento de helicópteros a las bases de operaciones a intervalos relativamente regulares, aproximadamente dos veces al mes, con sujeción a la aprobación previa del Frente POLISARIO antes de cada vuelo. No se han permitido convoyes terrestres logísticos y de mantenimiento desde el 13 de noviembre de 2020. La MINURSO ha reducido el número de observadores militares en sus bases de operaciones al este de la berma en un 30%. Al 31 de agosto de 2021, el Comandante de la Fuerza de la MINURSO no ha podido establecer contacto directo con los líderes de las fuerzas armadas del Frente POLISARIO y todas las comunicaciones se han realizado únicamente por escrito.

30. Mi Representante Especial y el Comandante de la Fuerza de la MINURSO protestaron repetidamente por estas restricciones. En numerosas comunicaciones escritas, el Frente POLISARIO justificó estas medidas como necesarias para garantizar la seguridad del personal de la MINURSO mientras persistiera el “estado de guerra”.

31. Como resultado de estas limitaciones, la MINURSO no pudo observar directamente el intercambio de disparos a través de la berma o verificar los detalles específicos de los incidentes individuales. En cambio, la Misión se basó en información proporcionada diariamente por las partes, que no pudo verificar de forma independiente.

32. La MINURSO siguió complementando su actividad de observación con el uso de imágenes y análisis geoespaciales obtenidos mediante el apoyo bilateral de la Unión Europea y los Estados Unidos, de conformidad con los compromisos de Acción para el Mantenimiento de la Paz sobre el desempeño.

33. Entre el 1 de septiembre de 2020 y el 12 de noviembre de 2020, el Grupo de Trabajo de Violaciones de la MINURSO no declaró ninguna violación del Acuerdo Militar No 1. El mecanismo fue suspendido a raíz de los hechos de noviembre de 2020, y no se han abordado formalmente las posibles violaciones por parte de las partes desde esa fecha. El 15 de septiembre de 2020, el Frente POLISARIO informó de dos vuelos de reconocimiento de la RMA en Bir Lahlou. El 17 de noviembre de 2020, el Frente POLISARIO informó de que la RMA había disparado contra uno de sus puestos de observación en Mijek. La MINURSO no pudo verificar estos informes de forma independiente.

34. Durante el período sobre el que se informa, la MINURSO recibió 46 solicitudes de aprobación para trabajos de mantenimiento y construcción (10 para el mantenimiento de la berma, 4 para renovaciones, 12 para construcción y 20 para ampliaciones) de la RMA y ninguna del Frente POLISARIO.  Veinticuatro de estas solicitudes fueron aprobadas, 15 no fueron aprobadas y siete siguen pendientes.  La RMA también envió a la MINURSO 192 notificación de actividades durante el período que abarca el informe, haciendo referencia al Acuerdo Militar No 1, mientras que el Frente POLISARIO envió una, antes del 13 de noviembre.

35. La Misión siguió observando y registrando informes de cualquier cambio en la presencia e instalaciones militares por las partes a pesar de la suspensión del Grupo de Trabajo sobre Violaciones de la MINURSO. Con la construcción de un nuevo muro de arena de aproximadamente 20 km de largo en Guerguerat, la RMA ha consolidado su presencia en unos 40 kilómetros cuadrados de tierra en la franja de amortiguación. La parte de la carretera que quedó sin pavimentar en 2016 ha sido mejorada, pero no pavimentada. La MINURSO no ha podido confirmar los informes del Frente POLISARIO de que se colocaron nuevas minas en la zona.

36. El 15 de noviembre de 2020, la MINURSO recibió informes sobre el traslado de varias piezas de artillería de Tifariti por las fuerzas militares del Frente POLISARIO, mientras el 23 de noviembre, la MINURSO observó que tres batallones de infantería motorizada de la RMA fueron trasladados de Smara a Mahbas. Al 10 de julio de 2021, se observó que dos de los tres batallones de la RMA habían regresado a Smara, mientras que la RMA informó que uno había reforzado las posiciones de la RMA a lo largo de la berma (sureste de Mahbas).

37. Entre el 13 de noviembre de 2020 y el 31 de agosto de 2021, la RMA informó de 1.099 incidentes de disparos a distancia contra sus unidades en la berma o cerca de ella, el 83% de los cuales se concentraron en Mahbas. La RMA también informó a la MINURSO de 22 «intentos de infiltración» en la berma y 724 vuelos de reconocimiento de vehículos aéreos no tripulados (UAV) operados por el Frente POLISARIO, el 88% de los cuales se registraron en las zonas de Mahbas y Awsard. Mediante el análisis de imágenes satelitales, la MINURSO identificó sitios que parecían ser cráteres de impacto causados ​​por fuego de artillería a ambos lados de la berma. La MINURSO no pudo realizar la verificación sobre el terreno debido a la situación de seguridad.

38. Durante el mismo período, el Frente POLISARIO emitió comunicaciones periódicas sobre los presuntos ataques contra las posiciones de la RMA a lo largo de la berma. El 23 de enero de 2021, la MINURSO recibió informes de bombardeos del Frente POLISARIO en la zona de Guerguerat, que fueron confirmados por ambas partes. No se informó de víctimas. También hubo informes en los medios de comunicación saharauis de ataques perpetrados por vehículos aéreos no tripulados RMA, uno de los cuales supuestamente causó la muerte de Dah Al-Bendir, jefe de la «Gendarmería» del Frente POLISARIO el 6 de abril y otro el 19 de abril, ambos cerca de la  Río Erni en Tifariti. La RMA negó el uso de drones de combate o vigilancia al este de la berma. La MINURSO no pudo verificar estos informes.

39. El 8 de febrero, el Frente POLISARIO reclamó públicamente un ataque contra los soldados de la RMA que custodiaban el 2.º Batallón del Cuartel General del 9.º Cuerpo Blindado, en el sector de Agha (Marruecos). El 11 de febrero, se informó en los medios de comunicación que el Primer Ministro Saad-Eddine El Othmani de Marruecos había negado el presunto ataque. El 21 de agosto, el representante del Frente POLISARIO en Nueva York me envió una carta en la que decía que el 18 de agosto Marruecos había disparado contra un convoy de civiles saharauis al este de la berma, destruyendo un camión.

 B. Acción contra las minas

40. Los acontecimientos ocurridos en el Territorio afectaron significativamente las operaciones de actividades relativas a las minas de la MINURSO durante el período de que se informa.  El 3 de octubre de 2020, las actividades de acción contra las minas se reanudaron al este de la berma después de que habían sido previamente suspendidas al comienzo de la pandemia de COVID-19 debido al cierre de la frontera entre Argelia y el Sáhara Occidental el 20 de marzo de 2020 (S / 2020/938  párrafo 37). Después de solo cinco semanas de operaciones, las regulares actividades de acción contra las minas se suspendieron una vez más al este de la berma debido a la reanudación de las hostilidades en noviembre de 2020.

41. Durante el período que abarca el informe, las actividades relativas a las minas se limitaron a un equipo de respuesta de eliminación de artefactos explosivos de emergencia (EOD) que realizaba EOD de emergencia a través de la verificación de rutas y formación combinada sobre el riesgo de artefactos explosivos y mensajes de prevención de COVID-19 para civiles. Debido a la suspensión de operaciones, no se pudieron realizar actividades de liberación de tierras.

42. A pesar de los importantes desafíos que enfrentaron sus operaciones, las labores relativas a las minas continuaron para mitigar las amenazas que plantean las minas terrestres y los restos explosivos de guerra (REG) mediante inspecciones de rutas para garantizar la seguridad del personal, los convoyes logísticos y los bienes de las Naciones Unidas. Se realizaron encuestas asistidas por vehículos y se mejoraron las actividades de enlace con la comunidad en un área de 13.680 kilómetros cuadrados y se identificaron ocho nuevas áreas peligrosas. Al 31 de agosto de 2021, 42 de las 527 áreas conocidas de explosivos en racimo y 24 de los 61 campos minados conocidos quedaban sin abordar al este de la berma.  Al 31 de agosto, el Servicio de Actividades relativas a las Minas evaluó 887,2 kilómetros de ruta y facilitó el desplazamiento seguro de los observadores militares que se movían entre las bases de operaciones de la MINURSO.

43. La MINURSO y las actividades relativas a las minas, mediante su cooperación al este de la berma con la Oficina de Coordinación de Actividades relativas a las Minas de los Saharauis (SMACO), se mantuvo en contacto con el Frente POLISARIO sobre cuestiones relacionadas con las actividades relativas a las minas, sin dejar de prestar asistencia técnica a la SMACO, así como gestión de programas y datos.

44. Las actividades relativas a las minas de la MINURSO fueron impartidas en 33 sesiones de educación sobre el riesgo de las municiones explosivas para 176 miembros del personal civil y militar de la MINURSO (137 hombres y 39 mujeres) en el cuartel general de la Misión y en las bases de operaciones. También se llevaron a cabo sesiones similares para 4.781 hombres, mujeres, niños y niñas al este de la berma, en los campamentos de refugiados saharauis y en los cruces fronterizos entre el territorio y Argelia.

45. A pesar de estos esfuerzos, entre el 1 de septiembre de 2020 y el 31 de julio de 2021, la RMA informó de 20 incidentes de minas terrestres y REG que hirieron a 4 civiles y 20 militares. Al este de la berma, se registró un incidente de REG que provocó que un niño resultara herido. Estos incidentes fueron registrados en el Sistema de Gestión de la Información para la Acción contra las Minas.

46. ​​La RMA informó de la liberación de más de 145 millones de kilómetros cuadrados de tierra al oeste de la berma y de la destrucción de 1.014 artefactos explosivos de guerra y 31 minas antipersonal y antitanque. La Misión siguió promoviendo una mayor cooperación entre la RMA y las actividades de la MINURSO relativas a las minas.

 C. Seguridad

47. El entorno de seguridad en las cuatro zonas de seguridad de la MINURSO (El Aaiún, al oeste de la berma, al este de la berma y Tinduf) siguió siendo impredecible.  Desde el 1 de septiembre de 2020 hasta el 15 de julio de 2021, se notificaron 406 incidentes relacionados con la seguridad, de los cuales solo 11 afectaron al personal, los locales y los activos de las Naciones Unidas. Estos incidentes incluyeron cinco casos de acoso al personal de las Naciones Unidas, tres de los cuales fueron contra mujeres en El Aaiún. Los 11 incidentes que afectaron al personal de las Naciones Unidas representan una disminución del 81% en comparación con el año anterior, debido principalmente a la limitación de movimientos durante el período de confinamiento.

48. La situación de seguridad en la zona de operaciones de la Misión cerca de la berma cambió significativamente después de noviembre de 2020. En esta zona, se consideró que la principal amenaza para las Naciones Unidas derivaba de posibles incidentes no selectivos, como fuego cruzado o daños colaterales. No obstante, ambas partes han reafirmado su compromiso con la seguridad del personal y las bases de la MINURSO.

49. Para abordar los nuevos problemas de seguridad, la Misión adoptó una serie de medidas preventivas. Las patrullas terrestres y los helicópteros de reconocimiento al oeste de la berma mantuvieron una distancia segura de las áreas de fuego real.  Al este de la berma, las restricciones existentes a las patrullas terrestres y los vuelos de reconocimiento de helicópteros también contribuyeron a reducir el riesgo de seguridad.  Los vuelos que sucedieron fueron cuidadosamente coordinados con ambas partes. Sobre la base del riesgo residual evaluado para el personal, las operaciones y las instalaciones del Sistema de Gestión de la Seguridad de las Naciones Unidas, los niveles de Evaluación General de Amenazas de las cuatro áreas de seguridad (El Aaiún, al oeste de la berma, al este de la berma y Tinduf) se mantuvieron sin cambios.

50. La presencia de traficantes de drogas y otros elementos delictivos en el Territorio, así como el riesgo de posibles ataques terroristas, siguieron siendo motivo de preocupación. (S / 2020/938, párrs. 44 y 45).

51. Marruecos y el Frente POLISARIO mantuvieron la responsabilidad principal de la seguridad del personal, los activos y los recursos de las Naciones Unidas al oeste y al este de la berma, respectivamente, y la MINURSO siguió confiando en el compromiso y la capacidad de ambas partes. El intercambio de información relacionada con la seguridad por los interlocutores siguió siendo limitada, lo que continuó afectando la capacidad de la MINURSO para mantener su propia conciencia de la situación.

 D. Actividades civiles

52. De conformidad con su mandato, la MINURSO siguió supervisando, analizando e informando sobre los acontecimientos ocurridos en el Sáhara Occidental y que le afectan.  La Oficina de Enlace de la Misión en Tinduf siguió los acontecimientos en los campamentos de refugiados saharauis y sus alrededores como parte de este análisis.

53. Debido a la pandemia de COVID-19, los representantes de los Estados Miembros no pudieron visitar las oficinas de la MINURSO en El Aaiún y en Tindouf con tanta regularidad como antes.  Mi Representante Especial siguió informando periódicamente a los Estados Miembros en Rabat y en Nueva York por videoconferencia y en persona cuando fue posible.

54. En los campamentos de refugiados cerca de Tinduf, la MINURSO y el personal humanitario de las Naciones Unidas mantuvieron un acceso sin obstáculos a los refugiados y otros interlocutores locales e internacionales.  Sin embargo, debido a la pandemia de COVID-19, las visitas sobre el terreno a los campamentos de la MINURSO y el personal humanitario de las Naciones Unidas se redujeron a necesidades esenciales. La MINURSO prosiguió sus esfuerzos por mantener su capacidad de análisis y alerta temprana mediante el seguimiento de la información procedente de fuentes locales, humanitarias y de las redes sociales.

55. Durante el período que abarca el informe, en consonancia con la iniciativa de Acción para el mantenimiento de la paz, la MINURSO siguió aplicando el Sistema Integral de Planificación y Evaluación del Desempeño (CPAS). Posterior a los eventos de noviembre de 2020, la MINURSO utilizó CPAS para evaluar el nuevo contexto, revisó su plan de misión integrado, recopiló y analizó datos para monitorear el progreso hacia dicho plan evaluando su desempeño en el cumplimiento de las tareas encomendadas y el impacto en su área de responsabilidad.

 E. Desafíos para las operaciones de la Misión

56. La Misión continuó experimentando limitaciones en sus actividades operativas debido a la pandemia de COVID-19. Las restricciones de viaje en todo el mundo plantearon problemas para las rotaciones, la repatriación y el despliegue de personal militar y los viajes del personal civil internacional dentro y fuera de la zona de la Misión. Los movimientos del personal de la MINURSO entre El Aaiún y Tinduf siguieron siendo limitados y los vuelos regulares de la MINURSO se suspendieron desde marzo de 2020 entre los dos lugares. Las actividades operativas continuaron a un ritmo reducido, mientras que los servicios de logística y mantenimiento continuaron sobre la base de arreglos enmendados. (S / 2020/938, párr. 17).

57. Según lo evaluado a través de la CPAS en junio, la ejecución general del mandato se vio significativamente afectada por los acontecimientos de noviembre de 2020, que se considera probable que hayan dado lugar a un aumento de material explosivo en todo el Territorio, incluso en zonas que antes se consideraban seguras, lo que plantea una amenaza para el personal de la MINURSO y los convoyes logísticos, así como para el público en general.

58. Las limitaciones de la cadena logística de suministro y mantenimiento de la MINURSO a las bases de operaciones al este de la berma se volvieron cada vez más complicadas. Desde noviembre de 2020, el Frente POLISARIO no ha permitido convoyes terrestres logísticos y de mantenimiento al este de la berma, por motivos de seguridad.  Esto ha afectado la entrega de combustible, reparación y mantenimiento de equipo y alojamiento, así como la rotación de vehículos y transporte de equipo pesado que no puede ser transportado por aire. Las limitaciones para los vuelos de reabastecimiento a las bases de operaciones de la MINURSO al este de la berma (véase el párrafo 28) también han afectado el reabastecimiento de alimentos y la prestación de apoyo técnico, incluso en las áreas de mantenimiento preventivo de vehículos, generadores e infraestructura. La MINURSO siguió colaborando activamente con el Frente POLISARIO para obtener el acceso logístico necesario a las bases de operaciones al este de la berma.

59. La falta de acceso a las zonas cercanas a la berma donde se desarrollaban las hostilidades siguió planteando problemas importantes a las actividades de observación de la MINURSO que solo podrían compensarse parcialmente con el uso de imágenes satelitales.

60. Todos los vuelos entre El Aaiún y Tindouf se han interrumpido desde el inicio de la pandemia de COVID-19, lo que afectó el transporte de equipo y suministros a la Oficina de Enlace de la MINURSO en Tindouf, así como el movimiento de personal internacional entre Tindouf y El Aaiún.

61. La falta de acceso de la Misión a interlocutores locales al oeste de la berma siguió limitando gravemente su capacidad para recopilar de forma independiente información fiable sobre la conciencia de la situación y evaluar e informar sobre los acontecimientos en su zona de responsabilidad.

62. El personal, las operaciones y los activos de la MINURSO seguían siendo vulnerables a las amenazas relacionadas con el terrorismo y la delincuencia organizada, especialmente en la vasta zona desértica deshabitada al este de la berma.

63. La percepción general de la población sobre la imparcialidad de la Misión también siguió viéndose afectada por el requisito de Marruecos de que la MINURSO utilizara matrículas de vehículos marroquíes al oeste de la berma, en contravención del acuerdo sobre el estatuto de la misión. En marzo de 2014, mi Representante Especial llegó a un acuerdo verbal con el Gobierno de Marruecos para reemplazar gradualmente las placas de matrícula marroquíes por placas de las Naciones Unidas (S / 2014/258, párr. 50). El acuerdo aún no se ha implementado. Esta cuestión pendiente, junto con el sellado de pasaportes de la MINURSO por parte de Marruecos, sigue siendo objeto de frecuentes objeciones por parte del Frente POLISARIO.

 V. Actividades humanitarias y derechos humanos 

A. Personas desaparecidas en el conflicto

64. La cuestión de las personas cuyo paradero sigue desaparecido en relación con hostilidades pasadas sigue siendo una preocupación humanitaria importante.  El Comité Internacional de la Cruz Roja se mantuvo dispuesto a actuar como intermediario neutral entre las partes y desempeñar un papel consultivo sobre el tema.

 B. Asistencia para la protección de los refugiados del Sáhara Occidental

65. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) siguió brindando protección internacional y, junto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), prestó asistencia humanitaria a los refugiados saharauis que vivían en  los cinco campamentos cerca de Tinduf, Argelia.

66. La ya frágil situación socioeconómica de los campamentos se deterioró aún más debido a la pandemia de COVID-19. En marzo de 2021, los campamentos se vieron afectados por una segunda ola y, a mediados de julio, una tercera ola, la peor hasta la fecha, resultó en más de 1.040 casos, incluidas 48 muertes. Los refugiados saharauis que vivían en campamentos continuaron informando de una pérdida generalizada de ingresos, empleos y escasez de efectivo, lo que resultó en una reducción del poder adquisitivo y, por lo tanto, en un aumento de las dificultades para satisfacer sus necesidades básicas. El acceso a la salud, el saneamiento, la energía y los alimentos eran una preocupación urgente entre la población de refugiados. La situación nutricional general de los refugiados saharauis siguió siendo precaria, ya que los indicadores relacionados han disminuido constantemente a lo largo de los años.  Los resultados de un ejercicio de seguimiento posterior a la distribución dirigido por el PMA entre más de 500 hogares de refugiados en Octubre de 2020, mostraron un aumento en la tasa de familias con puntajes de consumo de alimentos pobres, con un 31,5% de hogares al límite y un 5,2% pobres, en comparación con el 1,2% del año anterior.

67. A lo largo de las oleadas de COVID-19, los agentes humanitarios han mantenido la prestación de asistencia esencial para salvar vidas entre los refugiados saharauis.  Para fortalecer las capacidades de detección en los campamentos y prevenir una mayor propagación del COVID-19, el ACNUR proporcionó 10,000 pruebas rápidas de antígenos, así como equipos de protección personal. Los actores humanitarios que operan en los campamentos también han asegurado la desinfección regular de los espacios públicos y los hogares, el suministro de jabón, lejía, botellas de gel hidroalcohólico y estructuras de aislamiento desde el comienzo de la pandemia. Para adaptar las instalaciones de salud al nuevo contexto de COVID-19, el ACNUR rehabilitó y equipó al hospital central de Rabouni, incluyendo un sistema de oxígeno central para dar servicio a las salas clave, y concluyó la construcción de un nuevo hospital en el campamento de Boujdour. Además, para frenar la propagación del COVID-19 y aumentar la participación activa de las mujeres refugiadas en actividades educativas, profesionales y sociales, ACNUR y sus socios distribuyeron kits de higiene a mujeres y niñas en edad reproductiva.

68. El ACNUR y el PMA siguieron trabajando juntos para mitigar y prevenir el aumento de la malnutrición entre la población vulnerable, especialmente entre las mujeres embarazadas y lactantes y los niños.  El PMA proporcionó una canasta alimentaria mensual de productos básicos, cupones para alimentos frescos y comidas escolares para casi 40.000 niños refugiados.  Estos esfuerzos se complementaron con la distribución de alimentos frescos por parte del ACNUR durante el mes de Ramadán, junto con la distribución mensual de levadura y artículos básicos de socorro, como recargas de gas para cocinar y nuevas cocinas seguras y eficientes.  Esta respuesta conjunta ayudó a diversificar las dietas de la población de refugiados, aunque siguieron dependiendo casi por completo de la asistencia humanitaria.  Se han implementado nuevos procedimientos para la distribución de alimentos y vales en cumplimiento de las pautas de distanciamiento social.

69. UNICEF prestó apoyo a los programas de salud materno-infantil en los campamentos de refugiados saharauis, incluido el fomento de la capacidad de los profesores, la construcción de tres escuelas secundarias inferiores y una escuela primaria en los campamentos de El Aaiún, Smara y Dakhla, así como el suministro de kits escolares. UNICEF también apoyó la organización de cursos de educación a distancia a través de la televisión local y realizó un análisis sobre los niños no escolarizados y el Sistema de Información de Gestión de la Educación, que servirá de base para una estrategia quinquenal para el sector educativo saharaui. Para apoyar las medidas de distanciamiento social en las escuelas, el ACNUR adquirió libros de texto adicionales, con el objetivo de lograr la proporción de “un libro por niño”.

70. El PMA siguió ejecutando actividades innovadoras de medios de vida, como una piscifactoría y otros proyectos agrícolas.  Para mejorar el acceso de los refugiados al agua y reducir el transporte de agua en camiones, el ACNUR desarrolló una red de distribución de agua sostenible en el campamento de Auserd. Como resultado, el agua se almacena adecuadamente y las condiciones de salud en el campamento han mejorado significativamente.

71. En 2020, hubo un aumento notable de las contribuciones humanitarias tras el lanzamiento del llamamiento conjunto por la COVID-19 de aproximadamente 15 millones USD, que habían emitido el ACNUR, el PMA, el UNICEF y cinco organizaciones no gubernamentales (ONG) en abril de 2020. Las tres agencias recibieron aproximadamente el 60 por ciento de sus necesidades generales en respuesta a la situación del COVID-19. Sin embargo, el programa sigue siendo extremadamente vulnerable

C. Medidas de fomento de la confianza

72. Las medidas de fomento de la confianza, de conformidad con la resolución 1282 (1999) del Consejo de Seguridad y resoluciones posteriores, para permitir los vínculos familiares entre los saharauis los refugiados en los campamentos de Tinduf y sus comunidades de origen en el Territorio del Sáhara Occidental permanecieron en espera.

 D. Derechos humanos

73. En su resolución 2548 (2020), el Consejo de Seguridad alentó encarecidamente a mejorar la cooperación con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), incluso facilitando visitas a la región.  El ACNUDH no pudo realizar visitas a la región por sexto año consecutivo.  La falta de acceso del ACNUDH al Sáhara Occidental siguió dando lugar a importantes lagunas en la supervisión de los derechos humanos en el Territorio.

74. El ACNUDH seguía preocupado por los informes sobre las restricciones indebidas impuestas por Marruecos a los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación en el Sáhara Occidental, especialmente tras los acontecimientos de noviembre de 20201, así como por los informes sobre el uso innecesario y desproporcionado de la fuerza por parte de Marruecos y sus fuerzas de seguridad para dispersar protestas así como la realización de allanamientos domiciliarios sin orden judicial, arrestos y detenciones arbitrarias, vigilancia ilegal, hostigamiento, intimidación y destrucción de bienes.  Los titulares de los mandatos de procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos enviaron tres comunicaciones en relación con denuncias de tortura y malos tratos a manifestantes, periodistas, blogueros, abogados y defensores de los derechos humanos durante el período sobre el que se informa. Sobre el Sáhara Occidental, el 1 de julio de 2021, el Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos emitió un comunicado de prensa en el que pedía a Marruecos que dejara de atacar a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas en el Sáhara Occidental y les permitiera trabajar sin represalias. El comunicado de prensa se refería además al caso de un defensor de los derechos humanos que fue presuntamente mantenido bajo arresto domiciliario durante meses en El Aaiún, agredido física y sexualmente y sometido a vigilancia ilegal y arbitraria por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes.

75. El 25 de noviembre de 2020, el Tribunal de Casación marroquí confirmó la decisión del Tribunal de Apelación de Rabat de 2017, que declaró al grupo Gdeim Izik culpable de la muerte de 11 miembros de las fuerzas de seguridad en enfrentamientos ocurridos durante el desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik.  Según los informes, los miembros de este grupo se declararon en huelga de hambre en varias ocasiones para protestar por los malos tratos, incluido el aislamiento y la falta de atención médica que se les denegó a ellos y a otros presos.  Según se informa, estos presos fueron mantenidos en régimen de incomunicación y se les impidió comunicarse con familiares, representantes legales y otras personas.

76. El 28 de julio de 2021, recibí una carta del Frente POLISARIO sobre «la situación cada vez más alarmante en el Sáhara Occidental» y las presuntas violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental después del 13 de noviembre de 2020. Recibí cartas de Marruecos el 9 de agosto,  13 de agosto y 31 de agosto de 2021 que proporcionaron información sobre sus esfuerzos «para promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales en el Territorio».  Estos incluían información sobre los incidentes específicos descritos en mis informes regulares al Consejo de Seguridad, así como información sobre “maniobras de instrumentalización política de los hechos de Gdeim Izik” e información sobre presuntas violaciones de derechos humanos en los campamentos de Tinduf.

77. El 28 de julio y el 4 de agosto de 2021, Marruecos proporcionó información al ACNUDH sobre la situación de los derechos humanos y el desarrollo económico en el territorio, incluidas las  medidas tomadas en respuesta a la COVID-19.  Marruecos también llamó la atención en estas cartas sobre presuntas violaciones de derechos humanos perpetradas contra civiles en los campamentos de Tinduf.

78. La crisis del COVID-19 siguió repercutiendo negativamente en los derechos humanos de los civiles saharauis en los campamentos de Tinduf, lo que, según se informa, se vio agravado por el acceso limitado a la ayuda humanitaria. Si bien la pandemia redujo aún más las actividades comerciales y económicas de los campamentos, el ACNUDH recibió denuncias de Marruecos y de ONG’s de que el Frente POLISARIO malversó fondos y ayudas de los campamentos. Los titulares de los mandatos de los Procedimientos Especiales transmitieron una comunicación en relación con las presuntas ejecuciones extrajudiciales de dos refugiados saharauis por las fuerzas de seguridad argelinas en una zona minera cerca del campamento de Dakhla en octubre de 2020.

 VI.  Unión Africana

79. El 6 de diciembre de 2020, la Asamblea de la Unión Africana celebró su decimocuarto período extraordinario de sesiones sobre el silenciamiento de las armas en África. En el párrafo 15 de su decisión 1 (XIV), la Asamblea “Expresa su profunda preocupación por la escalada de las tensiones militares entre Marruecos y la República Saharaui” en Guerguerat. La declaración, entre otras cosas, «pide al Secretario General de las Naciones Unidas que nombre un Enviado Especial para el Sáhara Occidental». El 9 de marzo de 2021, el CPS de la Unión Africana celebró su 984ª reunión sobre el seguimiento de la implementación del párrafo 15 de la decisión sobre Silenciar las armas de fuego de la 14ª Cumbre Extraordinaria.

 VII.  Aspectos financieros

80. En su resolución 2548 (2020), de 30 de octubre de 2020, el Consejo de Seguridad prorrogó el mandato de la MINURSO hasta el 31 de octubre de 2021.

81. La Asamblea General, en su resolución 75/305, de 7 de julio de 2021, consignó la suma de 56,5 millones de dólares para el mantenimiento de la Misión durante el período comprendido entre el 1 de julio de 2021 y el 30 de junio de 2022. Si el Consejo de Seguridad decidiera prorrogar el mandato  de la MINURSO después del 31 de octubre de 2021, el costo de mantenimiento de la Misión se limitaría al presupuesto aprobado por la Asamblea General.

82. A 27 de agosto de 2021, las cuotas pendientes de pago a la Cuenta Especial de la MINURSO ascendían a 63,1 millones de dólares. El total de cuotas pendientes de pago para todas las operaciones de mantenimiento de la paz a esa fecha ascendía a 4.031,1 millones de dólares.

83. Se han reembolsado los costos de los contingentes y los costos del equipo pesado propiedad de los contingentes para el período de hasta el 31 de marzo de 2021 de conformidad con el calendario de pagos trimestrales.

 VIII.  Observaciones y recomendaciones

84. Estoy profundamente preocupado por los acontecimientos ocurridos en el Sáhara Occidental durante el período que abarca el informe. El estatuto de la zona de separación como zona desmilitarizada sigue siendo la piedra angular de una solución pacífica a la situación del Sáhara Occidental. La reanudación de las hostilidades entre Marruecos y el Frente POLISARIO es un gran revés hacia el logro de una solución política a esta disputa de larga data. Desde entonces, las incursiones diarias en esta zona y las hostilidades entre las partes han socavado significativamente los arreglos que han sido la base para un alto el fuego durante los últimos 30 años. Sigue existiendo un claro riesgo de escalada mientras persistan las hostilidades. Por lo tanto, pido a las partes que reduzcan la escalada de la situación y pongan fin de inmediato a las hostilidades. En este contexto, la reanudación del proceso político no puede ser más urgente. Sigue siendo absolutamente esencial que las partes acuerden el nombramiento de un Enviado Personal para relanzar el diálogo político sobre el Sáhara Occidental.

85. Sigo confiando en que es posible encontrar una solución a pesar del importante revés reciente.  Ahora más que nunca, encontrar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que asegure la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental de conformidad con las resoluciones 2440 (2018), 2468 (2019), 2494 (2019) y 2548. (2020) requiere una fuerte voluntad política de las partes, así como de la comunidad internacional.  Reitero mi llamamiento a los miembros del Consejo de Seguridad, amigos del Sáhara Occidental y otros agentes pertinentes para que alienten a Marruecos y al Frente POLISARIO a participar de buena fe y sin condiciones previas en el proceso político tan pronto como se nombre a mi nuevo Enviado Personal.

86. Además, la desconfianza entre las partes ha continuado exacerbada por acciones asertivas unilaterales y gestos simbólicos en el Territorio que han repercutido negativamente en la situación.  Tales gestos y acciones son una fuente de tensión creciente y son contrarios al espíritu de una solución negociada. Insto a las partes a que se abstengan de retóricas y acciones que perjudiquen, ya que los socios internacionales del Sáhara Occidental continúan reiterando su apoyo al logro de una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable a la cuestión del Sáhara Occidental mediante la negociación.

87. Los estados vecinos tienen un papel fundamental en el logro de una solución a la cuestión del Sáhara Occidental. A este respecto, preocupa el deterioro de las relaciones entre Marruecos y Argelia.  Aliento a los dos países vecinos a encontrar una manera de mejorar las relaciones, incluso en apoyo a la cooperación regional y la paz y la seguridad.

88. Los observadores militares de la MINURSO no han podido acceder de forma segura a las zonas de la berma o de la franja de separación o cerca de ella. En combinación con las restricciones de movimiento adicionales al este de la berma, la capacidad de la MINURSO para observar la situación en todo el Territorio y proporcionar un importante mantenimiento a sus bases de operaciones se ve considerablemente obstaculizada. Si no se eliminan estas limitaciones, las bases de operaciones de la MINURSO al este de la berma corren el riesgo de volverse insostenibles. Es fundamental que el Frente POLISARIO suprima de inmediato todas las limitaciones a la libre circulación de los convoyes terrestres, los activos aéreos y el personal de la MINURSO al este de la berma, y ​​permita la libre circulación de los servicios de logística y mantenimiento.

89. Lamentablemente, ambas partes han seguido limitando su compromiso con los responsables de la MINURSO.  Han pasado más de dos años desde que cualquiera de las partes se reunió con mi Representante Especial y, en el caso del Frente POLISARIO, más de tres años con el Comandante de la Fuerza.  En interés de todos, reitero mi llamamiento a las partes para que mantengan su compromiso y mantengan contactos regulares con los dirigentes de la MINURSO, tanto civiles como militares.

90. Es preocupante que los acontecimientos en el Territorio hayan llevado a la suspensión de las operaciones regulares de remoción de minas al este de la berma, con la excepción de los servicios de emergencia.  Aliento a que se reanude el trabajo y a que ambas partes se comprometan más estrechamente con el UNMAS en la remoción de minas terrestres y REG en todo el Territorio y aseguren el cumplimiento de las normas internacionales de acción humanitaria contra las minas para aumentar la eficacia de las actividades de remoción.

91. Estoy convencido de que la mayor participación de las mujeres en el mantenimiento de la paz mejora el desempeño de las operaciones de paz de las Naciones Unidas y fortalece su eficacia.  En consonancia con los objetivos de la iniciativa Acción para el mantenimiento de la paz, extiendo mi agradecimiento a los países que aportan contingentes a la Misión por su apoyo para ayudar a la MINURSO a ser un modelo a este respecto y los aliento a que continúen.

92. Reitero mi llamamiento a las partes para que respeten, protejan y promuevan los derechos humanos de todas las personas en el Sáhara Occidental, incluso abordando las cuestiones pendientes de derechos humanos y mejorando la cooperación con el ACNUDH y los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas, y para facilitar su seguimiento a través de Misiones que monitoricen de forma independiente, imparcial, completa y sostenida la situación de los derechos humanos para garantizar la protección de todas las personas en el Sáhara Occidental.

93. Quisiera expresar mi más sincero agradecimiento a Marruecos, el Frente POLISARIO y Argelia por su cooperación durante la pandemia de COVID-19 y mi reconocimiento por la generosidad de Marruecos y Argelia al proporcionar vacunas al personal civil y militar de la MINURSO.  Aplaudo además a Argelia por incluir a los refugiados en su programa de vacunación, y aliento a que continúen estos esfuerzos.  La recuperación de la pandemia requiere que las vacunas estén disponibles para todos.

94. Durante la pandemia de COVID-19, los agentes humanitarios han mantenido la prestación de asistencia esencial para salvar vidas entre los refugiados saharauis.  Felicito al personal del ACNUR, el PMA y el UNICEF, así como a las ONG asociadas, por su dedicación.  Agradezco a la comunidad internacional su apoyo a la respuesta del COVID-19, a través del llamamiento conjunto para ayudar a los refugiados saharauis que viven en los campamentos de Tindouf, y aliento a la comunidad internacional a que continúe contribuyendo a las operaciones humanitarias en los campamentos de Tindouf, que  han sido crónicamente insuficientes para proteger a la población vulnerable, incluidas las mujeres y los niños.

95. A pesar de los importantes desafíos descritos en el presente informe, la MINURSO sigue siendo la principal y a menudo única fuente de información y asesoramiento imparcial para mí, el Consejo de Seguridad, los Estados Miembros y la Secretaría sobre los acontecimientos en el Territorio.  En este sentido, sigue siendo un testimonio visible y duradero del compromiso de las Naciones Unidas y la comunidad internacional de lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable del conflicto del Sáhara Occidental de conformidad con las resoluciones 2440 (2018) y 2468.  (2019), 2494 (2019) y 2548 (2020).  Por lo tanto, recomiendo que el Consejo prorrogue el mandato de la MINURSO un año más, hasta el 31 de octubre de 2022.

96. Extiendo mi más profundo agradecimiento a los hombres y mujeres de la MINURSO por su incansable compromiso con la Misión y los objetivos y propósitos de las Naciones Unidas, incluso frente a los desafíos derivados de la pandemia del COVID-19 y la reanudación de las hostilidades.  Doy la bienvenida a mi nuevo Representante Especial para el Sáhara Occidental y Jefe de la MINURSO, Sr. Alexander Ivanko, y deseo expresar mi más sincero agradecimiento a su predecesor, el Sr. Colin Stewart, así como al Comandante de la Fuerza, General de División, Zia Ur Rehman, por  su liderazgo ejemplar en circunstancias particularmente desafiantes.

Origen: EXCLUSIVO | Informe anual del Secretario General sobre el Sáhara Occidental.