En su visita al Magreb, Blinken tratará el tema del Sáhara Occidental, el gas y la crisis energética en Europa

En su visita al Magreb, Blinken tratará el tema del Sáhara Occidental, el gas y la crisis energética en Europa

 

 
Pulso por Ucrania | Blinken intenta unir a sus aliados del norte de África frente a Rusia. 
 
La visita del Secretario de Estado de los EE. UU. Anthony Blinken a Marruecos y Argelia tiene como objetivo acercar a los rivales y mejorar las relaciones con los Estados Unidos.
 
Agencias 
 
Madrid (ECS). – Con el foco puesto en las tensas relaciones entre Estados Unidos y sus aliados del Golfo, especialmente Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), ha sido fácil pasar por alto que el descontento con la administración Biden también se ha extendido a otros países del norte de África. Argelia sigue profundamente preocupada por la negativa del presidente Joe Biden a revertir el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental por parte de su predecesor, Donald Trump. Igualmente, Marruecos se ha sentido frustrado porque Biden no pretende ir más allá del “reconocimiento” de Trump.
 
La crisis diplomática entre los vecinos (Argelia y Marruecos) provocó el pasado 24 de agosto de 2021 la ruptura de las relaciones diplomáticas, así como una escalada por disputas fronterizas, que siguieron a un ataque con aviones no tripulados en el Sáhara Occidental que mató a tres civiles argelinos y fue atribuido a Marruecos.
 
En medio de las crecientes tensiones y frustraciones, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, incluyó a Marruecos en su visita, a donde llegó el lunes, y Argelia, a donde se espera que llegue el miércoles, en su gira por Medio Oriente y el norte de África.
 
Divisiones sobre el Sáhara Occidental
 
El Sáhara Occidental, una antigua colonia española que ha sido ocupada en gran medida por Marruecos desde 1975, ha sido durante mucho tiempo un punto delicado en las relaciones entre los países del Magreb, especialmente Argelia y Marruecos, con Argelia apoyando el movimiento del Sáhara Occidental, el Frente Polisario, mientras Marruecos persiste en su ocupación militar del territorio.
 
El reconocimiento por parte de Trump de la soberanía marroquí sobre el territorio, al mismo tiempo que Marruecos acordó normalizar las relaciones con Israel, ha exacerbado las tensiones entre Argelia y Marruecos.
 
Aunque la administración de Biden no ha emitido ninguna declaración que anule la decisión de Trump, existe la sensación de que Washington está ansioso por volver a una posición más neutral en un intento de negociar un acuerdo entre Argel y Rabat.
 
“La postura de Estados Unidos es vacilante sobre el tema del Sáhara Occidental a pesar del anuncio de Trump de reconocer la soberanía marroquí”, dijo a Al Jazeera Mohamed Mayaara, activista y director de la ONG pro derechos humanos de Equipe Media.
 
Según Mayaara, Blinken buscará equilibrar las frustraciones de Marruecos y Argelia “de una manera que no ponga en peligro la normalización entre Rabat y Tel Aviv, pero que cree un nuevo impulso en la cuestión del Sáhara Occidental sin alienar a Argelia y, por extensión, al Frente Polisario”.
 
Esa opinión no se comparte en todos los ámbitos.
 
“La visita de Blinken reafirmará los avances diplomáticos realizados por Marruecos en la cuestión del Sáhara Occidental”, dijo el periodista marroquí Mohamed Salem Abdel-Fattah.
 
La retirada de España de su apoyo a un referéndum en el Sáhara Occidental sobre su soberanía ha sido un gran golpe para el pueblo saharaui. En cambio, el gobierno español anunció el 18 de marzo que apoyaba la propuesta de Rabat de otorgar un estatus de autonomía al Sáhara Occidental, pero que permaneciera bajo soberanía marroquí.
 
Abdel-Fattah espera que Rabat presione a Blinken para que se basara en el reconocimiento de Trump de la soberanía marroquí sobre el territorios y la nueva posición de España, “proponiendo una vez más la idea de otorgar autonomía a la región como una solución viable en el marco de la política exterior de Estados Unidos” y los esfuerzos de las Naciones Unidas”.
 
Alternativas de gas ruso.
 
La gran dependencia de Europa del gas ruso y las limitaciones que ha impuesto a Europa a raíz de la invasión de Ucrania también están en la agenda. Estados Unidos ya ha tratado de alentar a las naciones de Medio Oriente, como Arabia Saudita y Qatar, a aumentar sus exportaciones de petróleo y gas, y la visita de Blinken a Argel, en particular, probablemente tenga los mismos objetivos, pedir de nuevo a Argelia a aumentar sus exportaciones de gas a Europa.
 
“El motivo de la visita [de Blinken] es intentar convencer a Argelia de que se convierta en un proveedor de gas alternativo de Rusia y, por lo tanto, reducir la dependencia de Europa de Moscú para sus necesidades energéticas”, dijo a Aljazeera Idris Attiya, profesor de relaciones internacionales y ciencias políticas en la Universidad de Argel.
 
Argelia ya es el tercer mayor proveedor de gas de Europa y representa el 11 por ciento de las importaciones de gas a Europa. Si bien la compañía estatal de petróleo y gas Sonatrach ha dicho que está dispuesta a aumentar los suministros a Europa, existen dudas sobre si Argelia tiene la capacidad para aumentar la producción.
 
Además, la capacidad de producción no es el único problema, ya que Argelia está intentando mantener un equilibrio entre Rusia y EE.UU.
 
“A pesar de que Argelia insiste en múltiples ocasiones en que es una parte neutral en la guerra contra Ucrania, e incluso se ha ofrecido a mediar entre las dos partes, Washington tiene la sensación de que Argel está tradicionalmente más cerca de Moscú que de Estados Unidos”, afirmó Attiya. “La otra dinámica de la visita de Blinken es [por lo tanto] tratar de alejar a Argelia de Rusia”.
 
Aunque Marruecos no es un proveedor destacado de petróleo y mucho menos el gas, los productos básicos son una parte importante del viaje de Blinken a Rabat.
 
Marruecos ha sido un conducto vital para la entrega de gas argelino a través de gasoductos que atraviesan Marruecos para llegar a España. Tras la suspensión de las relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos, Argel decidió no renovar el acuerdo para utilizar el gasoducto Magreb-Europa, lo que obligó a España a importar solo gas argelino mediante un gasoducto directo y, en última instancia, redujo la cantidad de gas argelino que fluye en Europa.
 
“Blinken buscará reconciliar a los dos vecinos, [al menos en la medida en que] Argelia decida restaurar la entrega de gas a través del gasoducto GME a través de Marruecos”, concluyó Abdel-Fattah.
 
Abdel-Fattah también cree que Blinken discutirá con sus homólogos marroquíes la posibilidad de un acuerdo político entre las facciones en Libia, con la esperanza de “lograr la estabilidad” en el sector energético de Libia.
 

Origen: En su visita al Magreb, Blinken tratará el tema del Sáhara Occidental, el gas y la crisis energética en Europa.