La Asociación de Abogados Europeos reprende a Sánchez por su giro en el Sáhara Occidental y recuerda que la solución debe basarse en el derecho internacional

La Asociación de Abogados Europeos reprende a Sánchez por su giro en el Sáhara Occidental y recuerda que la solución debe basarse en el derecho internacional
 
 

Sidi Maatala.

 

ECS. Madrid. | El apoyo de algunos países al siniestro plan de Marruecos para una «autonomía» en el Sáhara Occidental viola el derecho internacional, ha señalado la Asociación Europea de Abogados por la Democracia y los Derechos Humanos en el Mundo (ELDH), que se ha mostrado preocupada por este cambio político.

En un comunicado firmado por abogados europeos de Bolonia, Londres, Düsseldorf y Viena, la asociación subrayó «que ningún gobierno puede decidir el destino de otro pueblo. Solo los saharauis tendrán derecho a determinar su propio futuro mediante un referéndum organizado bajo los auspicios de las Naciones Unidas».

«La solución del conflicto del Sáhara Occidental debe respetar el derecho internacional y las decisiones de la ONU», agregan desde la asociación, que deplora el giro político de España a favor del llamado «plan de autonomía» de Marruecos en el Sáhara Occidental, que se suma a la del expresidente estadounidense Donald Trump.
 

Para la Asociación de Abogados Europeos, «resulta incomprensible que el llamado plan de autonomía para el Sáhara Occidental propuesto por Marruecos en 2007, pueda ser calificado por ciertos países europeos así como por Estados Unidos como una importante contribución a una política justa, duradera y mutuamente aceptable». La organización de juristas indicó que rechaza enérgicamente estas declaraciones que constituyen una defensa de la potencia ocupante en el último conflicto colonial en África y apoyan deliberadamente la violación del derecho internacional.

La asociación expresó su profundo pesar por el apoyo militar, financiero y político brindado a la potencia ocupante por miembros permanentes del Consejo de Seguridad y otros países, lo que refuerza, dice, «la impunidad de las autoridades marroquíes con sus violaciones sistemáticas y graves de las leyes humanitarias y de derechos humanos».

Por ello, la asociación hizo un llamamiento a la Unión Europea (UE) y a sus Estados miembros a apoyar al pueblo saharaui para que ejerza su derecho a la autodeterminación sobre la base de las actuales resoluciones de la ONU y a no apoyar las propuestas del gobierno marroquí, potencia ocupante, por una solución al conflicto del Sáhara Occidental. También exigen no celebrar ningún acuerdo que tenga por objeto la explotación de los recursos naturales de los territorios del Sáhara Occidental ocupados ilegalmente por Marruecos.

Además, la ELDH instó a Marruecos a reanudar las negociaciones bajo los auspicios del Secretario General de la ONU sin condiciones previas y de buena fe, para la organización de un referéndum libre de conformidad con los principios y el espíritu de la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones de la Asamblea General de la ON, 1514, 1541 y 2625.

En la mismo comunicado pidió respetar todas las normas del derecho internacional humanitario y en particular las disposiciones del Cuarto Convenio de Ginebra de 1949, para liberar y proteger de inmediato a todas los civiles saharauis detenidos en las cárceles marroquíes y el levantamiento de todas las medidas que limitan la libertad de circulación y la libertad de expresión de los defensores de derechos humanos y periodistas saharauis.

La asociación instó en particular a Rabat a tomar todas las medidas necesarias para suspender todas las actividades económicas ilegales que afecten a la soberanía del pueblo saharaui sobre sus recursos naturales.

“El derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación no debe convertirse en víctima de las políticas económicas o de los intereses políticos de otros Estados”, concluyeron los abogados.

 
El comunicado puede leerse AQUÍ.
 

Origen: La Asociación de Abogados Europeos reprende a Sánchez por su giro en el Sáhara Occidental y recuerda que la solución debe basarse en el derecho internacional.