«Mantener el hassanía es mi reivindicación; mi herramienta frente al mundo», NADHIRA MOHAMED BUHOY | Planeta Futuro | EL PAÍS

«Mantener el hassanía es mi reivindicación; mi herramienta frente al mundo», NADHIRA MOHAMED BUHOY  | Planeta Futuro | EL PAÍS

 

El idioma que traje conmigo:

Así suena África en España

Siete migrantes del norte del continente y una española de ascendencia africana realizan un recorrido sonoro por sus lenguas nativas y narran en estos ‘podcasts’ cómo las funden con el castellano en su día a día y el sentimiento de arraigo que les invade al recordarlas y hablarlas

 

 

NADHIRA MOHAMED BUHOY,31 AÑOS, MEDIADORA INTERCULTURALSÁHARA OCCIDENTAL

Mantener el hassanía es mi reivindicación; mi herramienta frente al mundo

  • Ciudad de origen: Smara, campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia). Desde los 12 años vive en Gran Canaria
  • Idioma: hassanía
  • Hablantes: más de nueve millones
  • Países donde se habla: Sáhara Occidental, Mauritania y Argelia
  • Alfabeto: se utiliza la escritura del árabe clásico o el alfabeto latino con ciertos números para indicar fonemas inexistentes en las lenguas romanas
  • Estatus oficial: el hassanía es la lengua nacional, pero las lenguas oficiales en el Sáhara son el árabe clásico y el español

Las lenguas no entienden de purismo cuando se exportan. Es imposible mantenerlas intactas cuando sus hablantes están rodeados de otros alfabetos y fonemas. Conservarlas es casi un acto de rebeldía; de reivindicación. Por eso, es normal que el hassanía que hablaban los padres de Nadhira se convierta en hassañol, un híbrido que se le escapa al charlar con su hermana con la que se crio en Canarias. Para la generación de Halima, nacida en Madrid aunque con ascendencia marroquí, su nivel de dariya es “de guiris”. Fathi, sin embargo, discierne entre árabe, español e inglés como nadie, pues es traductor. Con idiomas más o menos impolutos, todos comparten un mismo objetivo: no perderlos.

 
(…)
 

SEGUIR LEYENDO EN EL ORIGINAL: La lengua que traje conmigo: así suena el norte de África en España | Planeta Futuro | EL PAÍS