Soldado / 303 … >> Y… ¿dónde queda el Sáhara? >> Blogs EL PAÍS

Soldado / 303 … >> Y… ¿dónde queda el Sáhara? >> Blogs EL PAÍS

 

Texto: de Al-lal Abdalahi, traducido del original en árabe por el escritor y poeta Saleh Abdalahi, integrante del exilio saharaui.

Ilustración: óleo del pintor y artista Fadel Jalifa, integrante del exilio saharaui en Europa

Soldado / 303 … >> Y… ¿dónde queda el Sáhara? >> Blogs EL PAÍS

Los soldados, recién inscritos en la escuela militar y los que venían de unas cortas vacaciones, hacían largas filas frente a la puerta del comedor, por la mañana, por lo que cada uno de ellos tenía una barra de pan y una taza de leche caliente.

El lugar está lleno de soldados en continuo movimiento, de ida y vuelta, en todas direcciones, con sus ropas cortas, que suelen llevar de madrugada para los ejercicios físicos.

todos tenían la cabeza rapada, se movían de forma extraño, más bien rápido como si tuvieran trotando, al parecer no estaban acostumbrados a la vida militar, confusos, acostumbrados a una forma de vida diferente.

Los altavoces en lo alto de los edificios, transmiten canciones saharauis que inspiran entusiasmo en el corazón de los hombres, con la canción, saludo a los hombres y sus glorias, la de… espíritu juvenil y lucha … y Adriamisat polvorientas … y otras canciones árabes de carácter revolucionario que instaban a la liberación de los pueblos colonizados y oprimidos, la más popular esos días es la de … ¿dónde estaban los millones? ¿Dónde estaba el pueblo árabe … las canciones de Julia Boutros y Marcel Khalife.

Mientras tanto, la situación en los campos de refugiados atravesaba una excepción difícil. A fines de 1988, se vio devastada por ideas ajenas que difundieron el tribalismo, nuestra lucha se vio abrumada por políticas que casi la descarrilan del verdadero camino por el cual se desencadenó, de no haber sido por la intervención de las fuerzas de mantenimiento del orden en el momento oportuno, que restauró la seguridad y el orden …

Se arrestó a los implicados en los disturbios, los que extendieron el caos, entre ellos había ciudadanos que fueron engañados por políticos que podían tomar decisiones, gente común que se dio cuenta cuando era demasiado tarde, eran espías infiltrados por el enemigo entre la población. Algunos huyeron buscando el camino de la salvación, mientras los otros eran encarcelados…

Después de terminar el desayuno, se fueron a las habitaciones a embalar sus cosas él, estaba excitado de alegría, la escuela de instrucción militar finalmente les había informado que este día será el fin de su período en la escuela, esta noche será la fiesta de graduación a la que asistirá una banda popular, para un concierto, que durará hasta la medianoche …

Por la mañana, los camiones militares estaban estacionados frente al portón de la entrada de la escuela, todos estaban alineados en largas filas, vestidos de militar, cada uno portaba una mochila sobre su espalda … todos estaban en silencio, agudizando los oídos, mientras se llamaba a los nombres que fueron seleccionados por la dirección de defensa …

Tan pronto como terminaron las listas, los camiones partieron cargados con los seleccionados, todo había terminado …

De las filas que rebosaban de soldados solo se quedó un puñado de soldados que tenían alguna discapacidad o enfermedad, o los que tenían una complexión física débil, cuyos cuerpos no eran aptos para las tareas requeridas, entre ellos, hubo quienes derramaron lágrimas o lamentó su condición, él, desobedeció y trató de unirse a ellos, pero ya era tarde los camiones desaparecieron de su de su vista.

El estado psicológico de los soldados restantes, los que no tuvieron la suerte de incluir sus nombres a la lista de los que van a  las primeras files del frente , fue lastimoso y más lamentable fue el caso de  quienes terminaron su recorrido educativo y dejaron las escuelas sin arrepentimiento, en defensa de la patria , por lo que dejaron atrás todo y se unieron  en masa a los centros de entrenamiento militar … y al final del camino pierden esa  oportunidad que pocas veces se repite, llevaban muchos meses de duros entrenamientos para demostrar a sus instructores que son dignos de ingresar en las Fuerzas Armadas, a la que se sienten atraídos por las noticies pronunciadas de la boca de los que vienen del campo de batalla. Y ahora los médicos en el último momento les informa que por sus condiciones no son aptos, por lo cual, los inviarán a otros lugares donde harán labores menos meritorias. Se quejaron, y la convención no era satisfactoria, por lo que maldijeron el día en que nacieron, era evidente que aceptaron a regañadientes el asunto y se lo tragaban … así que regresaron con mucha decepción y el dolor apretó sus pechos, excepto Elkori, pues se escurrió entre las filas y desapareció de vista …

(…)

Leer artículo completo en el original de Soldado / 303 … >> Y… ¿dónde queda el Sáhara? >> Blogs EL PAÍS